11.5 C
Venado Tuerto
jueves, mayo 30, 2024

Una corte de Nueva York anuló la condena por abuso contra Harvey Weinstein en el emblemático juicio del movimiento #MeToo

  • Fue en un fallo dividido donde se cuestionó que el tribunal haya aceptado testimonios sobre presuntos actos sexuales previos.

El máximo tribunal de Nueva York anuló en un fallo dividido la condena por abuso sexual de 2020 contra el productor Harvey Weinstein, en lo que había sido el emblemático juicio del movimiento #MeToo, al considerar que existieron “atroces” errores en el procedimiento.

“Concluimos que el tribunal de primera instancia admitió erróneamente testimonios de presuntos actos sexuales previos sin cargos contra personas distintas de los denunciantes de los delitos subyacentes”, dice la decisión del tribunal por 4-3. “El remedio para estos errores atroces es un nuevo juicio“, dijo el fallo según cita la agencia AP.

Weinstein, al momento de entregarse a las autoridades de Nueva York tras las primeras denuncias de 2018. Foto: AFPWeinstein, al momento de entregarse a las autoridades de Nueva York tras las primeras denuncias de 2018. Foto: AFP

En concreto, el tribunal apuntó contra el testimonio de distintas mujeres por fuera de las denuncias que habían servido para perfilar al ex magnate de Hollywood. “Es un abuso de la discreción judicial permitir acusaciones no probadas de ninguna otra cosa más que un mal comportamiento, que destruye el carácter de un acusado, pero no arroja luz sobre su credibilidad en relación con los cargos penales presentados en su contra”, justificó el tribunal en su fallo.

Una de las voces disidentes fue la jueza Madeline Singas, quien escribió que la mayoría estaba “blanqueando los hechos para ajustarlos a una narrativa de él dijo/ella dijo”, y dijo que el Tribunal de Apelaciones continuaba una “inquietante tendencia a anular los veredictos de culpabilidad de los jurados en casos de violencia sexual”.

“La determinación de la mayoría perpetúa nociones anticuadas de violencia sexual y permite a los depredadores eludir la rendición de cuentas”, escribió en su disidencia.

Weinstein, de 72 años, está cumpliendo una sentencia de 23 años en una prisión de Nueva York tras su condena por cargos de acto sexual delictivo por practicar sexo oral por la fuerza a una asistente de producción de cine y televisión en 2006 y violación en tercer grado por un ataque a una aspirante a actriz en 2013.

Seguirá detenido porque fue declarado culpable en Los Ángeles en 2022 por otra violación y sentenciado a 16 años de prisión. Actualmente está encarcelado en Nueva York, en el centro penitenciario de Mohawk, a unos 160 kilómetros al noroeste de Albany.

La revocación de la condena de Weinstein es el segundo gran revés del #MeToo en los últimos dos años, después de que el Tribunal Supremo de Estados Unidos se negara a escuchar una apelación a la decisión de un tribunal de Pensilvania de anular la condena por agresión sexual de Bill Cosby.

Las acusaciones contra Weinstein, alguna vez la figura más poderosa de Hollywood y responsable de filmes como “Pulp Fiction”, inauguraron el movimiento #MeToo. Decenas de mujeres denunciaron a Weinstein, entre ellas actrices famosas como Ashley Judd y Uma Thurman. Su juicio en Nueva York fue seguido por una multitud.

Harvey Weinstein, en la última jornada de su juicio en 2020. Foto: APHarvey Weinstein, en la última jornada de su juicio en 2020. Foto: AP

Weinstein mantuvo siempre que es inocente y que cualquier actividad sexual fue consentida.

El abogado de Weinstein, Arthur Aidala, argumentó ante el tribunal de apelaciones en febrero que el juez del caso, James Burke, influyó en el juicio al permitir que tres mujeres testificaran sobre acusaciones que no formaban parte del caso.

Aidala argumentó que el testimonio extra iba más allá de los detalles normalmente permitidos sobre el motivo, la oportunidad, la intención o un esquema o plan común, y esencialmente puso a Weinstein en juicio por delitos de los que no estaba acusado.

“Teníamos un acusado que rogaba poder contar su versión de los hechos En cambio, los miembros del jurado escucharon pruebas del mal comportamiento previo de Weinstein que no tenían nada que ver con la verdad y la veracidad. Todo se resumió en ‘es un mal tipo'”, sostuvo el letrado. .

Un abogado de la oficina del fiscal del distrito de Manhattan, que llevó el caso, argumentó que las decisiones del juez eran correctas y que las pruebas y testimonios adicionales que permitió eran importantes para proporcionar a los miembros del jurado un contexto sobre el comportamiento de Weinstein y la forma en que interactuaba con las mujeres.

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas