8.8 C
Venado Tuerto
martes, mayo 28, 2024

Un lago se convirtió en una “sopa” caliente y ya murieron 125 delfines rosados de río

  • Los cadáveres de al menos 125 delfines del río Amazonas han aparecido flotando o varados después de que las temperaturas en el lago Tefé (Brasil) alcanzaran la escalofriante cifra de 39,1 grados centígrados.

Sus cuerpos rosados empezaron a llegar a la orilla el mes pasado, sorprendiendo a los habitantes y científicos de la remota localidad amazónica de Tefé (Brasil), que nunca habían visto nada igual.

Una sequía paralizante había dejado casi secos algunos afluentes del río Amazonas, provocando que algunas vías fluviales se volvieran intransitables y convirtiendo otras zonas poco profundas en un baño caliente.

Pero el delfín del río Amazonas -animal en peligro de extinción conocido por su inusual color- siempre había destacado como una de las especies más resistentes del río.

Ahora al menos 125 habían muerto.

A dead dolphin being recovered from Lake Tefé on Tuesday. Foto Bruno Kelly/ReutersA dead dolphin being recovered from Lake Tefé on Tuesday. Foto Bruno Kelly/Reuters

“Ves el agua cubierta de cadáveres”, dijo Miriam Marmontel, investigadora del Instituto Mamirauá para el Desarrollo Sostenible, que dirige la investigación de la muerte de delfines en el lago Tefé, a unos 330 kilómetros al oeste de Manaos, capital del estado de Amazonas.

El jueves, la temperatura del lago alcanzó unos 39 grados Celsius, unos 9 grados más de lo habitual, según el instituto, que dijo haber recuperado los primeros cadáveres el 23 de septiembre.

Aunque los científicos están investigando otras causas, entre ellas posibles enfermedades o aguas contaminadas, el único factor conocido es la temperatura excepcionalmente alta del agua, que Marmontel describió como una “sopa”.

Evoluciòn

El martes, el agua se había enfriado hasta los 36,5 grados centígrados, pero los científicos siguen preocupados por los delfines, que están desorientados y dan vueltas en círculos, incapaces de bucear como suelen hacer -utilizando sus cuellos extremadamente flexibles para navegar por aguas brumosas y ramas marinas sumergidas-.

Marmontel dijo que los miembros de su equipo estaban vigilando de cerca a los delfines y trasladando a los que estaban en peligro a una piscina artificial para observarlos, añadiendo que no podían reubicar a los animales en el río Amazonas, más frío, antes de descartar una infección o enfermedad.

Mientras tanto, un equipo de unas 20 personas trabaja de la mañana al atardecer para recuperar los cadáveres de delfines que flotan en el lago o que han llegado a la orilla, explica Ayan Fleischmann, hidrólogo que también trabaja en el Instituto Mamirauá.

Dado que la región está conectada en gran medida por vías fluviales, los equipos deben arrastrar los cadáveres en descomposición hasta embarcaciones para trasladarlos a tiendas de campaña situadas cerca del puerto de Tefé, de modo que los científicos puedan tomar muestras para su análisis.

Esto llevará tiempo, dada la lejanía de las principales ciudades y laboratorios, añadió Fleischmann.

“Estamos muy, muy ansiosos por saber qué está pasando”, dijo.

En los últimos días, la región, azotada por la sequía, se ha visto afectada por un clima extremadamente húmedo y una mala calidad del aire, lo que, combinado con el hedor de los delfines muertos, ha creado unas condiciones difíciles.

“El olor a podrido era insoportable”, declaró Jociney de Souza da Silva, un trabajador del ayuntamiento que ayuda a localizar animales en peligro en tramos remotos del lago.

Conmociòn

La crisis ha conmocionado a las comunidades locales, algunas de las cuales se ganan la vida con el ecoturismo en torno a los delfines, también conocidos como boto o bufeo y que tienen un significado folclórico en la Amazonia.

Según una leyenda, los delfines se transforman en hombres al caer la noche y seducen a las jóvenes.

Otra dice que los delfines pueden llevar a un nadador solitario en el río hasta una mágica ciudad submarina, conocida como Encante.

“El boto forma parte de nuestra identidad cultural”, afirma Souza.

“Es muy triste”.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza también considera en peligro de extinción a estas criaturas, que pueden crecer hasta 2,5 metros, debido a su vulnerabilidad a la contaminación, las presas y los pescadores, que a veces los cazan como cebo.

En la remota región que rodea el lago Tefé -donde la mayoría de las comunidades sólo son accesibles por barco- la sequía también ha cortado algunas vías fluviales que sirven de rutas de transporte para suministros como gas, alimentos y agua potable.

La semana pasada, las autoridades brasileñas declararon que estaban creando un grupo de trabajo para ayudar a los habitantes de la región afectada por la sequía, y las autoridades del estado de Amazonas declararon el estado de emergencia en 55 municipios de la región, prometiendo llevar ayuda a las comunidades remotas.

La sequía también ha provocado la muerte masiva de peces en algunas partes del río Amazonas, contaminando el agua.

Los meteorólogos predicen que el tiempo seco persistirá al menos hasta octubre, lo que podría agravar la sequía en la región.

Marmontel dijo que le preocupaba que los delfines de río de otras partes del Amazonas pudieran sufrir pronto un destino similar.

“Va a volver a ocurrir”, dijo.

“Aquí o en otro lugar”.

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas