8.8 C
Venado Tuerto
martes, mayo 28, 2024

Trastornos de atención en mayores de 50: advierten que hay que “mejorar urgente” el diagnóstico y no confundirlos con demencia

  • No solo afecta a niños y jóvenes, destaca un artículo de expertos internacionales.

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) suele tener un impacto negativo en la educación, las perspectivas laborales y la interacción social, lo que puede traducirse en relaciones inestables, bajo desempeño profesional y baja autoestima.

En eso radica la importancia de la advertencia realizada por un grupo de expertos internacionales respecto a las dificultades del diagnóstico en personas mayores, que se encuentran “desatendidas” si se compara con lo que ocurre en la juventud y la infancia.

La conclusión a la que arribaron tras realizar una revisión de investigaciones actuales sobre este problema que crece es que los médicos necesitan “de manera urgente” una mejor orientación respecto al tratamiento del TDAH en personas mayores de 50 años.

Los hallazgos publicados en la revista Expert Review of Neurotherapeutics hablan de una brecha “sorprendente” en el conocimiento sobre las personas mayores que sufren este trastorno, ya que las pautas existentes se centran en niños y adultos jóvenes.

“Nuestro análisis concluye que se necesitan urgentemente mejores enfoques para detectar y diagnosticar a las personas de entre 50 y 55 años”, afirma la autora principal, Maja Dobrosavljevic, doctora de la Universidad de Orebro, en Suecia. Sobre todo teniendo en cuenta, como postulan, el incremento de la población mayor a escala mundial.

“A medida que obtenemos conocimientos más profundos sobre los desafíos que enfrentan los adultos mayores que viven con TDAH, un enfoque integral y personalizado es crucial para su bienestar”, analiza.

Relaciones inestables, bajo desempeño profesional y baja autoestima, algunos síntomas. Foto Shutterstock.Relaciones inestables, bajo desempeño profesional y baja autoestima, algunos síntomas. Foto Shutterstock.

Y continúa: “Por lo tanto, instamos a la comunidad médica, los investigadores y los formuladores de políticas a colaborar para perfeccionar los criterios de diagnóstico, las pautas de tratamiento y las iniciativas de investigación que incluyan a todos los grupos de edad afectados por el TDAH”.

TDAH: qué es y por qué puede perdurar en la adultez

El TDAH es uno de los trastornos del desarrollo neurológico más comunes, y puede persistir durante toda la vida. Se estima que afecta a alrededor del 5% de los niños y aproximadamente al 2,5% de los adultos. Los síntomas incluyen ser impulsivo, hiperactivo y tener poca concentración, atención y habilidades organizativas.

Si bien se la considera una enfermedad altamente hereditaria, también es cierto, cita el artículo, que los factores de riesgo ambientales adversos (por ejemplo, factores prenatales y adversidades en la vida temprana) y las interacciones entre genes y entorno pueden aumentar el riesgo de padecer este trastorno.

Una nota publicada en The New York Times reproducida en Clarín explicaba que, durante décadas, los expertos creyeron que el TDAH solo se daba en los niños y que luego de la adolescencia, mermaba.

Sin embargo, una serie de estudios realizados en los 90 demostraron que el TDAH puede continuar en la edad adulta. De hecho, los expertos afirman que al menos el 60% de los niños con TDAH tendrán también síntomas en la edad adulta. No es extraño entonces que muchas personas se pregunten, de grandes, si pueden tener este trastorno.

Existe todo tipo de razones por las que las personas pueden llegar a la edad adulta sin ser diagnosticadas. No obstante, es condición que ciertos síntomas significativos del trastorno se hayan manifestado antes de los 12 años.

¿Se manifiesta igual en la infancia que en la edad adulta?

En la citada nota, Lidia Zylowska, psiquiatra de la Facultad de Medicina de la Universidad de Minnesota y autora de The Mindfulness Prescription for Adult ADHD, explicaba que existen diferencias en cuanto a la forma en que se manifiesta según la etapa de la vida.

Así, mientras el TDAH infantil suele asociarse a la inquietud y a la dificultad para permanecer sentado, los adultos con este trastorno suelen luchar contra la falta de concentración y la desorganización (“las llamadas habilidades de la función ejecutiva -planificación, organización, gestión del tiempo-, básicamente, habilidades necesarias para ser ‘adulto'”).

“Cuando los adultos ignoran las tareas que requieren estas habilidades, puede generarse un caos. Las facturas se acumulan, la impuntualidad en el trabajo puede provocar un despido, las citas médicas se retrasan o se descuidan y se producen accidentes”, ejemplificaba.

En tanto, en los entornos educativos y laborales, los adultos con TDAH no tratado suelen sentirse desmotivados y tienden a tener poca capacidad de planificación y resolución de problemas cuando surge un obstáculo, añadía.

El estudio

El equipo de autores incluye al presidente del Grupo Europeo de Directrices sobre el TDAH, Samuele Cortese, profesor de psiquiatría infantil y adolescente en la Universidad de Southampton, y a Henrik Larsson, profesor de epidemiología psiquiátrica en la Universidad de Orebro.

Revisaron casi 100 estudios. De estos, 44 eran artículos sobre prevalencia, resultados de salud, diagnóstico y eficacia/seguridad del tratamiento, así como directrices clínicas y declaraciones de consenso que proporcionaban recomendaciones sobre el diagnóstico clínico y el tratamiento del TDAH en adultos mayores.

Advierten por una "brecha" entre el diagnóstico en la infancia y en la adultez. Foto Shutterstock.Advierten por una “brecha” entre el diagnóstico en la infancia y en la adultez. Foto Shutterstock.

Luego, el equipo evaluó los criterios de diagnóstico actuales de acuerdo con el Manual Diagnóstico y Estadístico de los trastornos mentales(DSM) y la Clasificación Internacional de Enfermedades (ICD) de la Organización Mundial de la Salud. También se evaluaron otros aspectos como la utilidad de los criterios actuales para el diagnóstico de adultos mayores.

Uno de los problemas, según indican, es no haber direccionado recursos al registro y análisis del comportamiento y desempeño de las personas adultas en la actualidad, sino en relación al pasado.

“Nuestros resultados muestran que ningún estudio ha observado a las personas durante un largo período de tiempo hasta una edad avanzada. En cambio, la investigación se ha centrado en la evaluación retrospectiva de los síntomas infantiles, y esto puede ser poco fiable debido a problemas de memoria relacionados con la edad”, afirma Larsson.

¿Cuáles son las implicancias de los resultados? “Básicamente, esto significa que se necesitan más ensayos sobre la seguridad y eficacia de los medicamentos actuales para el TDAH, incluidas las dosis máximas recomendadas, utilizados para tratar a este grupo de edad, que tiene un mayor riesgo de padecer otras afecciones de salud, como problemas cardíacos”.

En este sentido, instan a tener más consideraciones a la hora de medicarlos. Larsson añade en esta dirección: “Los médicos deberían evaluar la salud física de una persona mayor con TDAH antes de prescribir un tratamiento farmacológico”.

Si bien destaca como positivo el hecho de que los criterios de diagnóstico se hayan desplazado hacia una ‘inclusión más amplia’ de adultos que anteriormente no habrían sido diagnosticados, advierte que falta profundizar en particularidades propias de este grupo etario, dado que “todavía no existe una consideración específica respecto de cómo se presenta el TDAH en los adultos mayores”.

Faltan herramientas específicas para reconocer el TDAH en mayores de 50 años. Foto Shutterstock.Faltan herramientas específicas para reconocer el TDAH en mayores de 50 años. Foto Shutterstock.

Los señalamientos no sólo se dirigen al tratamiento, sino también al diagnóstico, que según señalan sigue siendo un problema para este grupo: “Otro problema es que las herramientas de detección validadas para el TDAH en adultos mayores no son lo suficientemente específicas para reconocer la afección en personas mayores de 50 años. Sólo se recogería a aquellos con el TDAH más grave”.

El análisis del equipo también advierte que el TDAH está relacionado con problemas de salud mental, mayores tasas de mortalidad y enfermedades como las cardiovasculares y la demencia.

El desafío de no confundirlo con el deterioro cognitivo

La investigación concluye que uno de los principales desafíos para los médicos se ve reflejado en el hecho que algunas afecciones médicas entre los adultos mayores tengan presentaciones clínicas similares al TDAH, como la disminución de la memoria.

Sobre esta base, los investigadores recomiendan que los médicos tengan en cuenta pistas distintivas para distinguir el TDAH del deterioro cognitivo leve relacionado con la edad. Por ejemplo, como que las personas con TDAH suelen informar “síntomas infantiles”, mientras que el deterioro cognitivo leve tiene un inicio más abrupto, señalan.

Los autores esperan que las ediciones futuras del DSM y del ICD aborden las lagunas actuales en la definición de TDAH para adultos mayores, y también que haya más datos disponibles .A su vez, sugieren que la clasificación para los adultos mayores incluya diagnósticos que diferencien entre el TDAH y afecciones con síntomas similares.

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas