5.4 C
Venado Tuerto
viernes, julio 12, 2024

Quiso separar a sus hijos por una pelea tras la derrota de River y lo mataron

  • Carlos Acuña (45) recibió un cuchillazo que le cortó la arteria femoral, en Santo Tomé, Corrientes.

    Una pelea a trompadas entre dos hermanos de 18 y 21 años tuvo un trágico final en la ciudad correntina de Santo Tomé. El padre de los jóvenes, de 45 años, intervino para separarlos y en esas circunstancias recibió un puntazo en la pierna derecha que le lesionó la arteria femoral y le causó la muerte en pocos minutos.

    Cerca de la medianoche del sábado, los hermanos habían estado bebiendo mientras miraban el partido de River Plate y Rosario Central por la semifinal de la Copa de la Liga del fútbol argentino, que ganaron los “canallas” por penales.

    Por motivos que no se difundieron, Enzo Acuña (21) empezó a discutir con su hermano menor y rápidamente todo derivó en un intercambio de golpes de puño.

    El padre de ambos, Carlos Daniel Acuña, intervino para hacer cesar el enfrentamiento. Se abalanzó sobre el menor de los hermanos, porque era el que más fuera de sí estaba, dijeron fuentes vinculadas a la investigación.

    En esas circunstancias, el joven habría tomado un cuchillo de cocina y lanzó un puntazo. Lo que no está claro es si quería lesionar a su hermano o a su padre por haber intervenido en la pelea.

    El cuchillo se hundió en el muslo de la pierna derecha de Carlos, con tal mala fortuna que la hoja de acero lesionó la arteria femoral.

    Carlos Acuña murió de un puntazo en la pierna derecha cuando intentaba mediar en una pelea entre sus dos hijos.Carlos Acuña murió de un puntazo en la pierna derecha cuando intentaba mediar en una pelea entre sus dos hijos.

    La víctima fue auxiliada rápidamente por la Policía, que lo trasladó al hospital de la ciudad, pero los médicos no pudieron salvarle la vida debido a la abundante pérdida de sangre.

    Quería evitar la pelea entre sus dos hijos; no fue una pelea de él con su hijo, sino que intervino para separarlos”, contó un vecino del barrio Villa Calma de Santo Tomé.

    El dueño de casa era hincha fanático del club de Núñez y esa noche había seguido las instancias del partido junto a dos de sus hijos, con los que compartía la pasión por el fútbol.

    El hecho ocurrió en la casa de Carlos Acuña, sobre la calle Martínez Sáenz al 500. En ese mismo lugar la Policía detuvo al joven en horas de la madrugada y secuestró el cuchillo utilizado en la pelea. Según se supo, tendría en su foja algunas detenciones por haber causado lesiones de arma blanca.

    El fiscal del caso, Facundo Cabral, supervisó las tareas periciales y tiene previsto imputar este miércoles al sospechoso por el delito de “homicidio calificado por el vínculo“.

    Por el lado de la defensa, en tanto, apuntarían a un exceso en la legítima defensa o bien un homicidio preterintencional, que es un delito que comete “quien realiza una acción con intención de lesionar a una persona pero accidentalmente le causa la muerte“.

    Gracias a todos mis amigos y conocidos, compañeros de trabajo, tanto míos como de mi quien fuera mi esposo, acompañando a mi familia en este dolor tan grande“, escribió en Facebook la viuda de la víctima. El hombre se desempeñaba empleado en la sede local de la Fundación Barceló, en el ámbito universitario.

    EMJ

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas