16.4 C
Venado Tuerto
lunes, abril 22, 2024

Procesaron a Emerenciano Sena, Marcela Acuña y otro líder piquetero por trata de personas en un campo tomado

  • Es una causa vinculada a la construcción de viviendas junto a Sueños Compartidos en un predio usurpado en 2008.

Emerenciano Sena, su mujer Marcela Acuña y el referente piquetero Osmar Quintín Gómez fueron procesados por trata de persona, en una causa donde se los acusa de “someter a la servidumbre” a más de 30 personas que trabajaban en un predio tomado en el que iban a construir viviendas sociales.

Se trata de una causa que investiga hechos de 2009, cuando los Sena iban a comenzar las tareas de construcción de viviendas sociales en el predio Campo de Tiro junto a la Fundación Madres de Plaza de Mayo en el marco del programa “Sueños Compartidos”.

Sin embargo, el acuerdo no prosperó y se cayó entre denuncias mutuas entre los Sena y Sergio Schoklender, quien era entonces una de las cabezas del proyecto. Los Sena luego avanzaron en la construcción de las viviendas tras la mediación del propio gobernador Jorge Capitanich. Es el lugar donde luego se levantaría el Barrio Emerenciano, bastión de poder del clan piquetero.

Acceso al Barrio Emerenciano, el lugar donde se levantaron las viviendas (Foto Marcelo Carroll)Acceso al Barrio Emerenciano, el lugar donde se levantaron las viviendas (Foto Marcelo Carroll)

La denuncia nace de la propia Fundación Madres de Plaza de Mayo y estuvo paralizada hasta el año pasado, cuando la caída de los Sena por el femicidio de Cecilia Strzyzowski hizo que se reactive para investigar las denuncias de más de 30 trabajadores que relataron las situaciones de abuso que habrían sufrido por parte de los referentes piqueteros.

A pesar de una primera instancia de investigación, donde se tomó declaración a los denunciantes, en octubre de 2011 la Cámara Federal de Apelaciones de Chaco había hecho lugar a una desestimación del tribunal que había recibido la causa.

Quien llevó adelante esta nueva investigación fue el fiscal Patricio Sabadini, que también indagó en los destinos de los fondos que recibían la Fundación Saúl Acuña, propiedad de los Sena.

Quintin Gomez con Emerenciano Sena.Quintin Gomez con Emerenciano Sena.

Este martes, el Juzgado Federal N°1 de Resistencia procesó a Sena como autor del delito de “Trata de personas con fines de explotación laboral mediando engaño, violencia, amenazas y abuso de una situación de vulnerabilidad”. Acuña y Gómez, por su parte, son considerados coautores. Se trabó un embargo por 31 millones de pesos.

Aunque no se dictó prisión preventiva por este caso, Sena y Acuña se encuentran detenidos por el caso Strzyzowski, a la espera de la elevación a juicio de la causa. Gómez, por su parte, tenía un puesto en el gobierno provincial chaqueño pero fue desplazado tras una denuncia por abuso sexual.

Según declararon los denunciantes, fuero contactados en septiembre de 2008 por dirigentes del movimiento MTD 17 de Julio para construir unidades habitacionales en el predio del Ex Campo de Tiro. La primera tarea que les habían solicitado es que tomen el predio, hagan el alambrado y cuiden que nadie más se meta. Les pagaban con una beca de $500 del programa Chaco por vos.

Quienes estaban dentro del proyecto Sueños Compartidos quedarían enmarcados como trabajadores de la Fundación Madres, pero respondiendo a Sena. Esto causó las primeras broncas con Schoklender. Según declaró este último en el marco de la causa, él quiso bancarizarlos mientras que Emerenciano pedía que se les pague en efectivo y ser él quien controle el dinero.

Hebe de Bonafini y Emerenciano Sena, en 2008, al lanzarse el plan de viviendas que luego se caería. Hebe de Bonafini y Emerenciano Sena, en 2008, al lanzarse el plan de viviendas que luego se caería.

Según denunciaron los trabajadores, al ser contactados les prometieron una vivienda. Pero con el correr de las semanas Sena, Acuña y Gómez comenzaron a forzar las condiciones. No respetaban la jornada de 8 horas, no los dejaban irse del lugar. Llegaron a tener jornadas laborales de más de 16 horas diarias conforme los testimonios brindados y trabajaban de lunes a lunes.

El mismo Sena solía colarse en el portón y a los gritos ordenar que coloquen un candado para que nadie salga del predio, diciéndoles, además, que si alguien se iba al día siguiente no podría volver a ingresar”, declararon testigos ante la justicia.

Según el testimonio de los denunciantes, parte del sueldo se debía entregar a los líderes piqueteros para la compra de mercadería, alimentos, herramientas, para hacer gorras, banderas y camisetas para el movimiento. A veces les quitaban hasta un tercio de lo que firmaban por recibo de sueldo. También les exigían ir a las marchas.

La versión de Schoklender y de Sena

La relación entre Schoklender y los Sena se tensó rápido. Según declaró el ex titular de la Fundación Madres, no trabajaron más de dos meses juntos porque se volvió imposible. Los Sena cambiaban el personal y llevaban “gente que nunca había trabajado en su vida” para reemplazar a quienes habían capacitado desde la fundación.

Pero el conflicto estalló, según la versión de Schoklender, a partir de la negativa para bancarizar. Allí intervino el propio gobernador Capitanich, quien medió para terminar el convenio y no irritar a los Sena.

Según declaró el propio Emerenciano Sena en el marco de la investigación, ellos también denunciaron a Schoklender en aquel momento y lo acusan de haber motorizado la presentación junto a gente que le respondía. “Se quería quedar con el precio”, acusó Acuña al momento de responder en la causa. Además desconoció a los obreros que la denunciaron, al afirmar que “la mayoría no eran trabajadores”.

Sergio Schoklender en tribunales de Comodoro Py. (Foto: Pedro Lázaro Fernandez)Sergio Schoklender en tribunales de Comodoro Py. (Foto: Pedro Lázaro Fernandez)

Según el documento, al que tuvo acceso Clarín, los fondos de la Fundación Madres de Plaza de Mayo bajaban a través de la Fundación Soberanía, liderada por Quintín Gómez.

Los trabajadores que participaron dejaron en sus denuncias los malos tratos que bajaban desde los Sena. “cuando cobrábamos por cajero teníamos que ir todos juntos y con Emerenciano, después de cobrar volvíamos a la obra había una persona que nos obligaba a pagar la suma de $100 y decía que hay que ser solidario y de lo contrario nos despedirían”, relataron. Además afirman que el propio Sena echaba a quienes no colaboraban.

“Compañeros, ya que este no es solidario con el movimiento, por unos pocos mangos que no quiere aportar, mañana no entra más”, declaró uno de los testigos

“Estamos sometidos a un maltrato psicológico continuo. En las asambleas nos decían que esta iba a ser la única oportunidad de ser personas dignas que íbamos a poder tener una vivienda, aportes y obra social y si no estábamos en el movimiento esas cosas nunca las íbamos a poder lograr”, contó otra mujer.

DP

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas