14.9 C
Venado Tuerto
lunes, abril 22, 2024

Por la recesión, ya empezó el goteo de despidos y esperan mayor desempleo en 2024

  • En la construcción, aseguran que hay 100.000 despidos y suspensiones por el recorte de la obra pública.

La fuerte caída de los ingresos y el consumo comenzó a derramar sus efectos sobre un nuevo frente con el goteo de suspensiones y despidos. En las últimas semanas, algunas empresas empezaron a tomar esas medidas ante el impacto de la recesión en marcha provocada por el desplome de la actividad, de cara a un año en el que los economistas esperan un aumento del desempleo en 2024.

El titular de la Cámara de la Construcción, Gustavo Weiss, estimó que las suspensiones y despidos ya afectan a unos 100.000 trabajadores porque “las obras siguen mayoritariamente paradas“. En enero, el gasto de capital cayó un 86% interanual en términos rales, lo que representa uno de los niveles más bajos de los últimos 31 años y alimenta la pelea con los gobernadores.

Esa situación llevó a seccionales de la UOCRA a reclamar a los gobernadores que mantengan con sus fondos las obras, en medio del conflicto por la quita de fondos para los docentes, los subsidios al transporte y la retención de la coparticipación. En ese marco, el líder del gremio, Gerardo Martínez, advirtió la semana pasada a la número 2 del FMI sobre el “caos” que provocará el “feroz ajuste”.

En la industria automotriz, también se encendieron luces amarillas. FIAT decidió reducir la producción su planta de Córdoba por la caída general de ventas del 33% en enero y la falta de dólares, mientras en otros casos las terminales siguen paralizadas, como General Motors, en Santa Fe; Volkswagen, en Pacheco; y Renault y Nissan, en Córdoba.

Otro sector afectado es la industria textil en la Rioja, donde hay suspensiones, y el sector electrónico de Tierra del Fuego. Si bien el Fondo Monetario reconoció que la recesión ayudó a bajar la inflación desde el 25,5% en diciembre, advirtió sobre el “riesgo social y político” del plan de shock. Javier Milei ya anticipó que entre marzo y abril será el “momento más duro” para la economía.

Según los últimos datos oficiales, el desempleo bajó al 5,7% en el tercer trimestre de 2023, antes de que la actividad se desplomara un 4,5% interanual en diciembre. Ahora, los economistas relevados por el Banco Central esperan para el primer trimestre una caída de la actividad del 3,3% y una desocupación del 7,7% en el primer trimestre, mientras el FMI prevé una tasa del 8% en 2024.

Para el economista y exjefe del INDEC, Luis Beccaria, el impacto no será automático. “El empleo informal juega como alternativa al desempleo, pero claramente hay una tendencia a aumentar el desempleo en recesión, lo que no se debe tanto a que aumentan los despidos sino a que las empresas dejan de contratar cuando los empleados se jubilan y renuncian”, explicó.

La UCA estimó que la pobreza alcanzó el 57,4% en enero por la devaluación, ajuste fiscal y licuación de activos, pero no ve un “shock de desempleo” por ahora. “El deterioro del mercado de trabajo se expresa en un aumento de subocupación, no ha habido cesantías, la caída de ingresos fue la variable de ajuste”, señaló el director del observatorio de Deuda Social de la universidad, Agustín Salvia.

Todo dependerá de la velocidad a la que se recupere la economía después de tocar piso. En marzo y abril, se sumarán nuevos ajustes en transporte y energía por la quita de subsidios, además de telefonía, prepagas y combustibles. También hay ver qué ocurre con la cosecha, los dólares y las tasas. Para el ministro de Economía, Luis Caputo, el rebote llegará en el último trimestre del año.

SN

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas