14.2 C
Venado Tuerto
miércoles, junio 19, 2024

Para Europa y la OTAN, una invasión rusa ya no es impensable

  • En medio del desmoronamiento del apoyo estadounidense a Ucrania y el ascenso de la candidatura de Donald Trump, las naciones europeas y la OTAN están haciendo planes para enfrentarse a Rusia por sí solas.

TALLINN, Estonia – El Presidente ruso Vladimir Putin proclamó en una ocasión que la disolución del imperio soviético era “la mayor catástrofe geopolítica del siglo XX”.

En aquel momento, en 2005, pocos esperaban que hiciera algo al respecto.

Pero entonces llegó la ocupación rusa de Abjasia y Osetia del Sur de Georgia en 2008, su respaldo a los separatistas ucranianos y la anexión de Crimea en 2014 y, lo más sonado, la invasión a gran escala de Ucrania en 2022.

Ahora, con el ascenso del expresidente estadounidense Donald Trump, que en el pasado ha prometido abandonar la OTAN y recientemente ha amenazado con no acudir nunca en ayuda de sus aliados de la alianza, aumenta la preocupación entre las naciones europeas de que Putin pueda invadir una nación de la OTAN en la próxima década y de que tengan que enfrentarse a sus fuerzas sin el apoyo de Estados Unidos.

Trump remodeló la política exterior republicana con su doctrina "América Primero", su escepticismo hacia la OTAN y su aprecio por los autócratas. Pero la invasión rusa de Ucrania -y la respuesta unida de Occidente a ella- está emergiendo como una prueba repentina de esa filosofía. (AP Photo/Charlie Neibergall, Archivo)Trump remodeló la política exterior republicana con su doctrina “América Primero”, su escepticismo hacia la OTAN y su aprecio por los autócratas. Pero la invasión rusa de Ucrania -y la respuesta unida de Occidente a ella- está emergiendo como una prueba repentina de esa filosofía. (AP Photo/Charlie Neibergall, Archivo)

Eso podría ocurrir en tan sólo cinco años tras la conclusión de la guerra en Ucrania, según algunos funcionarios y expertos que creen que sería tiempo suficiente para que Rusia reconstruyera y rearmara su ejército.

“Siempre hemos sospechado que ésta es la única amenaza existencial que tenemos”, dijo el general de división Veiko-Vello Palm, comandante de la principal división de combate terrestre del ejército estonio, sobre una posible invasión rusa.

“Los últimos años también han dejado muy, muy claro que la OTAN como alianza militar, muchos países, no están preparados para llevar a cabo operaciones a gran escala, lo que significa, en lenguaje humano sencillo, que muchos ejércitos de la OTAN no están preparados para luchar contra Rusia”, dijo Palm durante una entrevista en diciembre.

“Así que no es muy reconfortante”.

La ansiedad por lo que los expertos describen como las ambiciones imperiales de Putin ha sido durante mucho tiempo parte de la psique de los estados que limitan con Rusia o están incómodamente cerca.

“Creo que en el caso de Estonia, fue en 1991” cuando empezaron a sonar las alarmas en su país, dijo Palm con ironía, refiriéndose al año en que Estonia declaró su independencia de la desmoronada Unión Soviética.

Desmentida

Al igual que Putin restó importancia a las advertencias de la administración Biden de que planeaba invadir Ucrania, Moscú ha desestimado las preocupaciones de que Rusia esté planeando atacar a la OTAN.

El jefe del servicio de inteligencia exterior ruso, Sergei Naryshkin, dijo en una entrevista la semana pasada con la agencia de noticias estatal RIA Novosti que forman parte de una campaña de desinformación occidental para atizar el descontento contra Moscú.

La preocupación de Europa se ha visto avivada en los últimos meses por la militarización de la economía rusa por parte de Putin y el enorme aumento del gasto en su ejército y su industria armamentística, mientras que, al mismo tiempo, algunos republicanos del Congreso pretenden limitar la ayuda estadounidense a Ucrania.

“Si alguien piensa que se trata sólo de Ucrania, está muy equivocado”, advirtió el presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, en el Foro Económico Mundial celebrado este mes.

“Las posibles direcciones e incluso el calendario de una nueva agresión rusa más allá de Ucrania se hacen cada vez más evidentes”.

La OTAN sostiene que está preparada para defender las fronteras de los 31 estados miembros, que, colectivamente, han aumentado el gasto en defensa nacional en un estimado de 190 mil millones de dólares desde 2014, cuando Rusia invadió Ucrania por primera vez.

Pero ese fue el comienzo de la reconstrucción de lo que se había convertido en una red militar hueca en toda Europa en las décadas posteriores a la Guerra Fría, un proceso que aún podría llevar años, dicen los analistas.

Ese “dividendo de la paz”, como se llamó al cambio, desvió billones de dólares de los presupuestos militares para aumentar el gasto en sanidad, educación y vivienda.

La industria europea de defensa también se contrajo al caer en picada la demanda de tanques de combate, aviones de combate y submarinos.

En 2006, preocupados por no estar preparados para un conflicto, los máximos responsables de defensa de cada país de la OTAN acordaron gastar al menos el 2% de su producción nacional anual en sus ejércitos.

Pero no era un requisito, y cuando el gasto militar alcanzó su punto más bajo en 2014, solo tres de las 28 naciones miembros de la OTAN en ese momento cumplían el punto de referencia.

El año pasado, solo 11 países habían alcanzado el umbral del 2%, aunque un diplomático occidental dijo la semana pasada que se espera que unos 20 Estados miembros lo cumplan este año.

Ejercicio

La Alianza pondrá a prueba su grado de preparación en un ejercicio militar de un mes de duración -con 90.000 soldados- que comenzó la semana pasada, en lo que los funcionarios consideran el mayor simulacro que la OTAN ha realizado desde el final de la Guerra Fría.

El hecho de que el ejercicio sea una prueba de cómo responderían las fuerzas de la OTAN a una invasión rusa ha crispado los nervios en los Estados fronterizos, especialmente en los países bálticos y nórdicos.

“No digo que vaya a salir mal mañana, pero tenemos que darnos cuenta de que no es seguro que estemos en paz”, declaró a la prensa el 18 de enero el almirante Rob Bauer, de los Países Bajos, presidente del Comité Militar de la OTAN.

Al referirse a los planes de la OTAN para responder a sus dos principales amenazas, añadió:

“Por eso nos estamos preparando para un conflicto con Rusia”, así como para lo que la OTAN considera su otra principal amenaza: el terrorismo.

El ejercicio de la OTAN, conocido como Steadfast Defender 2024, es sólo una de las razones por las que los aliados se están acercando a un “pico de fiebre” de preocupación de que Rusia podría invadir más pronto que tarde, según Christopher Skaluba, director de la Iniciativa de Seguridad Transatlántica en el Consejo Atlántico en Washington.

Dijo que la resistencia de Rusia ante la contraofensiva ucraniana del verano pasado, equipada por Occidente, había demostrado que Putin se mantenía “a largo plazo” y podía reorientar su economía y su población para reconstituir el ejército en un plazo de tres a cinco años.

“El hecho de que en Ucrania lo hayan destrozado todo no significa que estén fuera de juego durante una década o más”, afirmó Skaluba.

Y la perspectiva de que Trump regrese a la Casa Blanca ha obligado a los europeos a asumir la posibilidad de que el apoyo de Estados Unidos a Ucrania, o incluso su papel de liderazgo en la OTAN, podría reducirse drásticamente tan pronto como el próximo año, dijo Skaluba.

En conjunto, “eso está sobrecargando estas preocupaciones más amplias sobre Rusia”, dijo Skaluba.

“Es simplemente esta mezcla única de factores que se está combinando para hacer que este temor de larga data sobre la reconstitución rusa, o un ataque ruso a la OTAN, se vuelva un poco más tenso de lo que ha sido en los últimos dos años”.

La preocupación se ha acentuado en las últimas semanas.

En una entrevista concedida el 21 de enero, el general Eirik Kristoffersen, máximo jefe militar noruego, advirtió de que “nos queda poco tiempo” para construir defensas contra una Rusia impredecible.

“Ahora hay una ventana que quizás dure uno, dos o quizá tres años, en la que tendremos que invertir aún más en una defensa segura”, dijo Kristoffersen.

El mismo día, el Presidente finlandés, Sauli Niinistö, trató de calmar las inquietudes suscitadas por los informes de que un escenario de Steadfast Defender pondrá a prueba cómo respondería la OTAN a una invasión rusa de Finlandia.

“Ninguno de los juegos de guerra que se han llevado a cabo durante décadas se ha desarrollado en términos reales, y yo no exageraría en este caso”, declaró Niinistö en un programa de radio nacional.

Este mes, el general Micael Byden, máximo jefe militar sueco, y el ministro de Defensa Civil, Carl-Oskar Bohlin, advirtieron de que Suecia debe estar preparada para la guerra.

Escenarios

“Permítanme decirlo con el poder del cargo” y “con claridad sin adornos: Puede haber guerra en Suecia”, dijo Bohlin en una conferencia sobre seguridad.

Las advertencias provocaron una tormenta de críticas del partido de la oposición sueca y de expertos, que calificaron las declaraciones de alarmismo e hiperbólicas.

“Los suecos se preguntan qué sabe el gobierno que ellos no sepan”, escribió Magdalena Andersson, jefa de los socialdemócratas de la oposición, en un artículo de opinión posterior.

“Asustar a la población no hará que Suecia sea más segura”.

Sin embargo, Suecia está a punto de ingresar en la OTAN, tras la adhesión de Finlandia el año pasado, ya que ambos países dejaron de lado años de no alineamiento militar por el nerviosismo ante las agresiones rusas.

Y aunque calificó la conmoción de “exagerada”, el Primer Ministro sueco, Ulf Kristersson, dejó claro que Rusia sigue siendo una amenaza de primer orden.

“No hay nada que sugiera que la guerra está a la puerta ahora, pero está claro que el riesgo de guerra ha aumentado significativamente“, dijo Kristersson en una entrevista con Sveriges Radio.

Al gobierno de Estonia no se le escapa que la masa de tierra de la que Rusia se apoderó en los primeros días de su invasión de Ucrania en febrero de 2022 -antes de que fuera empujada de vuelta a las actuales líneas del frente en el este de Ucrania- es aproximadamente del tamaño de los Estados bálticos.

“Su ambición es restaurar su poderío”, dijo el coronel Mati Tikerpuu, comandante de la 2ª Brigada de Infantería de Estonia, que tiene su base a unos 30 kilómetros (18 millas) de la frontera rusa.

“No creemos que la cuestión sea si Rusia intentará invadirnos o no”, dijo Tikerpuu el mes pasado desde el cuartel general de su mando en la base militar de Taara.

Para muchos estonios, dijo, “es sólo una cuestión de cuándo”.

c.2024 The New York Times Company

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas