6.5 C
Venado Tuerto
jueves, mayo 30, 2024

Massa define acuerdos de precios, pagos al FMI y busca más dólares antes de la segunda vuelta

  • El ministro evalúa medidas para evitar una devaluación.

Sergio Massa empezará este lunes a definir nuevas medidas al frente del Ministerio de Economía, con la intención de lograr un clima de estabilidad cambiaria y financiera en los próximos 30 días hasta la segunda vuelta en noviembre. El principal desafío es evitar una devaluación, contener los precios y cubrir los inminentes vencimientos con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Después del batacazo de este domingo, que le permitió ingresar en al balotaje con el 36% y desplazar a Javier Milei al segundo puesto, el ministro-candidato ganó cierto margen de alivio, pero seguirá maniobrando en un escenario de tensión por la pérdida de reservas y las dificultades para mantener a raya un dólar, que la semana pasada superó los $ 1.000, pese a los controles y restricciones.

En un contexto de corrida cambiaria y una inflación superior al 100% en el año, Massa necesita divisas para sostener el tipo de cambio oficial fijo a $ 350 hasta el 15 de noviembre, como establece el Presupuesto 2024. La ventaja que implicó la devaluación forzada tras las PASO ya fue absorbida por las remarcaciones, que en septiembre arrojaron una suba de precios del 12,7%.

Por ello, el equipo de Massa evalúa medidas en los próximos días, desde mayores regulaciones cambiarias e inspecciones hasta la búsqueda de fondos, como ya ocurrió con los préstamos “puente” y los dólares sectoriales. “Vamos a ganar y hacer lo que tenemos que hacer en tranquilidad, vamos a jugar contra los que nos operaron, esta posición te da más fortaleza”, señalaron.

El renovado optimismo contrasta con el nerviosismo que se vivió en despachos oficiales la semana pasada ante la escalada de los dólares paralelos y la ampliación de la brecha cambiaria con el oficial, que llegó al 190-200%, pese a las reservas sacrificadas por el Banco Central para evitarlo con su intervención en los mercados financieros y de futuros.

Desde hoy, el Gobierno intentará que reforzar la paz cambiaria hasta el 19 de noviembre con esas mismas herramientas y sumará el uso de los US$ 6.500 millones disponibles desde la semana pasada, tras activar el segundo tramo del swap con China. Esos yuanes también servirían para cubrir parte de los pagos por US$ 2.600 millones con el FMI antes del 1 de noviembre, pero no sería suficiente.

Por la falta de reservas, Massa postergó esos vencimientos al 31 de octubre, para luego anunciar que los “precancelará” en estos días. La intención es hacerlo este lunes, en parte con los US$ 1.500 millones de DEGs que conserva el Banco Central desde el último de desembolso del Fondo el 23 de agosto pasado. “En principio, se pagan este lunes”, dijeron en un despacho oficial.

Frente a las presiones que generan un tipo de cambio apreciado (más demanda de los importadores y menos liquidación de los exportadores), cerca del ministro reconocen que necesitan más recursos para sostener el esquema de dólar “congelado”. “Huevos no le faltan a Sergio, el dólar tenemos que pisar lo que tenemos, algo más tenemos que buscar”, explicaron anoche desde su equipo.

Massa analizó sus próximos pasos el sábado en Tigre junto al jefe de gabinete de su cartera, Leonardo Madcur; el secretario de política económica, Gabriel Rubinstein; el de Hacienda, Raúl Rigo; el de Legales, Ricardo Casal; el de Comercio, Matías Tombolini; el titular del INDEC, Marco Lavagna; el titular del Banco Central, Miguel Pesce; y su vicepresidente segundo, Lisandro Cleri.

El otro frente que deberá contener el ministro es el que se abrió en los bancos, con el abrupto descenso de los plazos fijos en pesos, que cayeron cerca de 20% en moneda constante desde mediados de agosto, y el goteo de los depósitos en dólares. Para los bancos, la suba de tasas vigentes al 133% anual desde la semana pasada no es suficiente para frenar el desarme de posiciones y retiros.

El Gobierno también deberá retomar negociaciones con las empresas para renovar los acuerdos de precios que vencen a fin de mes y en las últimas semanas empezaron a desinflarse por los faltantes de productos en góndolas, aumentos de precios de hasta el 30% y la salida de productos de una canasta regulada de más de 50.000 artículos con topes de aumentos del 5% mensual.

En medio de fuertes subas en alimentos en octubre, la dificultad para sostener los Precios Justos se observa a pocas cuadras del Ministerio de Economía, donde algunos supermercados adheridos al programa afrontan faltantes en aguas, gaseosas, bebidas, fideos, lácteos, panificados y café. “No nos están entregando, les entregan a los chinos con otros precios”, explicó un repositor.

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas