5.4 C
Venado Tuerto
viernes, julio 12, 2024

Los rankings que dan gusto y los que dan pena

En el fútbol somos primeros. En la economía, peleamos los últimos puestos. Una ecuación repetida. Felizmente en un caso. En el otro…

Es época de rankings: cada fin de año se acumulan los balances sobre lo mejor y lo peor, lo más y lo menos o lo mucho y lo poco de rubros sumamente diversos. Desde la canción más escuchada (en Spotify, Flowers, de Miley Cyrus) hasta la película más taquillera (Barbie), pasando por el goleador del año (Harry Kane, del Bayern, junto a Kylian Mbappé, del PSG, hasta ahora) y el mejor restaurante (Central, en Lima, Perú).

Hay rankings que da gusto encabezar. Por ejemplo, la Selección Argentina termina 2023 como la mejor de la Tierra de acuerdo con la FIFA, repitiendo el logro del año pasado, cuando salió campeona en Qatar.

Y aunque uno haya participado apenas como espectador televisivo en tal distinción, no deja de sentir cierto orgullo. Como si fuera mérito nuestro alguno de los 1855 puntos que le permitieron quedar primero al equipo (segundo, obvio, Francia, con 1845).

En cambio, hay otras listas en las que figurar da, literalmente, pena. Hay algunas figuritas repetidas, como la de los países con más inflación del planeta. Este año, Argentina venía cuarta por el momento, detrás de Zimbabue, Líbano y Venezuela. Pero con el 20% que hasta el más conservador anuncia para diciembre, lo que acumularía alrededor de 200% en 2023, si bien no alcanza para bajar de la cima a Zimbabue, es bastante probable que peleemos el segundo puesto con Líbano, que por ahora suma el 192%, pero viene a la baja. A Venezuela la pasamos seguro.

Justamente, Argentina disputa con Líbano otro de esos rankings en los que mejor no estar: el de las monedas más devaluadas del mundo respecto al dólar. La libra libanesa se devaluó a lo largo de 2023 un 89%, mientras que el peso argentino araña el 80%: el 30 de diciembre del año pasado se necesitaban $177,16 para comprar un dólar mayorista. Ahora, hay que apilar $822.

Lo curioso -o patético- es que el peso argentino ya ocupaba el segundo puesto del ranking elaborado por Bloomberg antes de la devaluación el 54% que decidió el nuevo gobierno apenas asumió: la gestión de Sergio Massa al frente de Economía ya acumulaba una pérdida oficial del 52% del valor del peso, porcentaje que igual lo colocaría detrás de la libra libanesa y delante de la naira nigeriana, que perdió el 42%.

La compañía que tiene Argentina en esta lista es significativa.

Detrás de la naira (es decir, con menor devaluación que el peso criollo) aparecen la kuanza angoleña, el kwacha malauiano, la lira turca, el franco burundiano y el kwacha zambiano.

Otro ranking relativamente poco conocido, y que también es portavoz de malas noticias, es uno que realiza tradicionalmente la multinacional ManpowerGroup, la tercera compañía mundial dedicada a reclutamiento de personal.

Se trata de la Encuesta de Expectativas de Empleo, que responden más de 39.000 empleadores de 41 países. Allí, Argentina tiene la peor expectativa de empleo del mundo para los próximos meses.

Sólo el 2% de los empleadores locales piensan sumar empleados, mientras que por ejemplo en Costa Rica lo hacen el 35%, en México el 34% y en Perú, el 23%.

Lo bueno es que siempre hay revancha. La Selección jugará la Copa América para seguir arriba. La economía, en cambio, intentará al menos lograr el ascenso.

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas