11.5 C
Venado Tuerto
jueves, mayo 30, 2024

Las dos mujeres de Los Monos que cayeron por extorsiones y balaceras

  • Son Lorena Córdoba y Mariana Ortigala: estaban en el Hotel Faena y en un country de Funes, respectivamente.

La pista era certera: Lorena Mireya Córdoba (34) había llegado a Buenos Aires por una “reunión”. Los agentes de la Agencia de Control Policial (ACP) de Rosario, Santa Fe, la localizaron en un alojamiento de Azcuénaga al 100, de Balvanera. Y la siguieron. La cita era en el Hotel Faena, de Puerto Madero.

“Es un lugar de gente ‘pesada’. Ahí les garantizan ‘confidencialidad‘”, cuenta un detective de una fuerza federal, al tanto de la investigación por “asociación ilícita, extorsiones, abuso de arma y amenazas“.

Finalmente la mujer, señalada como “la viuda del rey del juego clandestino de Rafaela“, fue arrestada el lunes en el Faena, en la previa del que sería un encuentro de negocios.

El viernes pasado había estado en un conocido bar temático de Palermo y se sacó fotos dentro de una celda. Ahora está en una de verdad. Y este viernes pasará allí su cumpleaños.

No fue la única detención del día: por la misma causa, y en el marco de 43 allanamientos en la provincia de Santa Fe, cayeron otros cuatro investigados.

Además, fueron imputados cuatro presos, entre ellos Ariel “Guille” Cantero, líder de una facción de “Los Monos”. Se secuestraron 7 autos, 11 armas, 3 mil dólares y un millón de pesos.

La audiencia imputativa está prevista para el próximo lunes. Ese día, el fiscal interviniente, Pablo Socca, expondrá detalles sobre la organización.

Ariel "Guille" Cantero, líder de Los Monos.Ariel “Guille” Cantero, líder de Los Monos.

Se los acusa de extorsiones, balaceras y ataques con bombas molotov. Lo que más sorprende son las víctimas: agencieros de quinielas con varias sucursales de Rosario.

“Lo que se cree es que Córdoba tenía vínculos con ‘Guille’. Ahora se esperan las pericias de su celular para avanzar con la investigación”, explica una fuente con acceso a la causa.

Córdoba, que ya había estado con arresto domiciliario, es de Rafaela. Hacia principios de la década de 2010 se habría sumado a la organización de David Perona, señalado como “el rey del juego clandestino de Rafaela”, y fallecido en 2021 por COVID-19, a los 42 años.

Con el tiempo, lo que era una relación “laboral” se convirtió en amorosa desde 2015.

David Perona, apodado "el rey del juego clandestino", murió de COVID-19 en noviembre de 2020.David Perona, apodado “el rey del juego clandestino”, murió de COVID-19 en noviembre de 2020.

“El grupo de Perona regenteba kioscos que servían de fachada. Al fondo de esos comercios instalaban computadoras donde hacían cargas de juegos de apuestas clandestinas online“, señala una investigadora de una causa contra el clan.

Y sigue: “Movían mucho dinero. Ya en ese entonces tenían vínculos con organizaciones de Buenos Aires y el extranjero que les suministraban sus páginas de apuestas, para que levantan las suyas en Rafaela. Luego llegaron a tener su propio casino online“.

Córdoba, además de participar del negocio junto a su marido, administraba un salón de belleza, donde se atendían clientas y se dictaban masterclass para principiantes.

David Perona, “el rey del juego clandestino”

Perona cayó en 2020, tras una investigación de la Agencia del Crimen Organizado de la provincia. Lo ligaban al empresario Leonardo Peiti, también detenido y condenado por el mismo delito.

“Peiti declaró pagarles a ‘Los Monos’ por protección. Denunció amenazas”, explica una de las fuentes consultadas. Lo que no está claro es cómo y por qué la facción de “Guille” Cantero sumó a su lista de potenciales extorsionados a los empresarios dueños de agencias de quinielas.

Hasta el momento, no se conoció el rol que tendría Córdoba. Uno de los investigadores comparte una hipótesis: “un rumor viejo dice que en un sector del Faena se practicaría póker clandestino. Es posible que Córdoba haya ido al lugar por una extorsión”.

La causa nació por la denuncia de uno de ellos, que administraría al menos 10 comercios. “Se cree que en un principio le exigieron 1,5 millón de dólares”, confía alguien con acceso al expediente. La última “oferta” de la banda habría sido de 100 mil dólares.

Mariana Ortigala (44) es otra de las detenidas. La encontraron en su casa de un barrio privado de Funes, una ciudad de las afueras de Rosario, junto a su pareja, que también fue apresado.

La mujer es una vieja conocida de la Justicia rosarina. En un principio estuvo ligada a la organización de Esteban Lindor Alvarado, el rival de “Los Monos”. Era amiga de su pareja.

Esteban Alvarado, narco rosarino, rival de Los Monos.Esteban Alvarado, narco rosarino, rival de Los Monos.

Luego, por una pelea entre el hermano de Ortigala y Alvarado, Mariana denunció al capo narco, que se encuentra detenido en el Complejo Penitenciario de Ezeiza, condenado a reclusión perpetua.

Y en marzo de 2020, lo más grave: fue víctima de un ataque de sicarios, que dispararon al menos 35 veces contra su vivienda. La mujer fue herida, pero sobrevivió y fue testigo del juicio contra Alvarado.

Antes de eso ya se había ligado a “Los Monos”, y visitaba a “Guille” en la cárcel de Marcos Paz. Los investigadores sostienen que serían el nexo entre el capo y los autores de las amenazas. En su casa de Funes le secuestraron un arma.

Uno de los allanamientos fue en la celda de Brenda Leguizamón, detenida en la Unidad Penitenciaria 3 de San Nicolás, presa por administrar búnkeres de drogas.

Otro domicilio al que ingresaron los policías fue el de Daiana Leguizamón, hermana de Brenda, quien cumple arresto domiciliario. La hermana de ambas es Brisa Leguizamón, la mujer de la “boda narco” de Ibarlucea, Santa Fe, donde a la salida de la fiesta ocurrió un triple crimen.

Brisa Leguizamón y Esteban Rocha, detenidos en Paraguay. Llevaban un año prófugo. Tras su casamiento, ocurrió el triple crimen de Ibarlucea, Rosario.Brisa Leguizamón y Esteban Rocha, detenidos en Paraguay. Llevaban un año prófugo. Tras su casamiento, ocurrió el triple crimen de Ibarlucea, Rosario.

Las extorsiones representan los mayores ingresos de la banda de “Guille”, que -luego de la condena por la causa denominada “Los Patrones”, donde se la involucró a su esposa- decidió que el grupo dejaría de vender drogas para cobrarles “protección” a los que quisieran hacerlo. Al parecer, los dealers no son los únicos que padecen sus amenazas.

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas