8.8 C
Venado Tuerto
martes, mayo 28, 2024

¿Justicieros cibernéticos?: la comunidad que piratea sitios en señal de protesta

Autodenominados Furries gays y transgénero, este grupo asegura estar haciendo, con piratería, justicia por mano propia.

En lo que bien podría ser una actualizada versión de la vieja leyenda de Robin Hood, en las últimas semanas una banda de cibercriminales mantiene en vilo a varias administraciones de los Estados Unidos.

Autodenominados Furries gays y transgénero, este sofisticado grupo asegura estar haciendo justicia por mano propia en respuesta a la promulgación de leyes locales que les quitaron derechos a las minorías sexuales.

Se trata de SiegedSec, una organización que se presenta en la web como parte de la comunidad furry, es decir, personas que utilizan disfraces de animales antropomórficos y que conforman una de las subculturas urbanas más activas en la web.

Al igual que con otras comunidades, existen muchos mitos y preconceptos acerca de ellos, pero una de sus características más fuertes es el respeto por la diversidad.

De acuerdo con una investigación de psicólogos y antropólogos, los furries tienen siete veces más probabilidades que la población general de identificarse como transgénero y cinco veces más como no heterosexual.

Por eso no resulta sorprendente que SiegedSec, cuyos miembros no sólo son furries sino que también se identifican como gays y trans, hayan decidido reaccionar frente a la ola de leyes conservadoras en los Estados Unidos.

Escraches organizados

El mes pasado realizaron un ataque organizado y a gran escala a los servidores de las agencias gubernamentales de Nebraska, Dakota del Sur, Texas, Pensilvania y Carolina del Sur, liberando un caché de información que incluye documentos de los departamentos de justicia penal de esos estados.

“Son estados que están eliminando las garantías y cuidados para personas que deciden transicionar de género y por eso se convirtieron en nuestros enemigos”, aseguraron en su canal de Telegram.

La primera acción pública de SiegedSec también fue desencadenada por un revés judicial: cuando el año pasado la Corte Suprema de los Estados Unidos revocó el fallo conocido como Roe vs. Wade, que garantizaba la interrupción del embarazo, los criminales publicaron más de siete gigabytes de datos de servidores gubernamentales en Arkansas y Kentucky.

Están actuando en respuesta a la promulgación de leyes en algunos estados de los Estados Unidos que les quitaron derechos a las minorías sexuales.

“Los miembros originales se conocieron años atrás en chats grupales y foros de piratería. Con el tiempo, los fundadores se retiraron y hoy somos más personas, todas unidas por nuestro amor por la piratería, divertirnos con ella y la sensación de que todos estamos juntos en esto”, le dijo uno de los integrantes de SiegedSec al sitio Dazed.

Para esta suerte de justicieros contemporáneos, “la piratería es una estrategia efectiva para generar un cambio sistémico. Puede permitirnos protestar de una manera que llame la atención y puede ser más segura. Aunque por sí sola no es suficiente, puede ser un buen medio de apoyo”. Pero, como siempre sucede con la justicia por mano propia… ¿quién controla que estos sean efectivamente actos reparatorios?

En muchas ocasiones, los datos liberados ilegalmente son de ciudadanos que seguramente comparten valores e ideas con SiegedSec. Ya han atacado a organizaciones en Cuba, Colombia, China y Filipinas.

El último mensaje de su foro es: “El mundo ya no está a salvo de nuestros abrazos peludos”.

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas