11.5 C
Venado Tuerto
jueves, mayo 30, 2024

Israel mide la evacuación de Gaza mediante el seguimiento de los datos de los teléfonos móviles por barrios

  • El ejército israelí afirma que el rastreo y el llamamiento a la evacuación tienen por objeto preservar el mayor número posible de vidas civiles durante una planeada invasión terrestre.

BEERSHEBA, Israel – En una sala de control sin ventanas de una base militar del sur de Israel, cinco soldados supervisaban en una enorme pantalla de computadora el desplazamiento de cientos de miles de habitantes de Gaza.

La pantalla mostraba un mapa en directo del norte de la Franja de Gaza, la zona densamente poblada de aproximadamente 1,1 millones de residentes a los que el ejército israelí ordenó el viernes que se dirigieran al sur por su propia seguridad.

Utilizando datos recogidos principalmente de más de un millón de teléfonos móviles, el mapa proporcionó a los soldados una evaluación en tiempo real de cuántos gazatíes habían atendido la petición de Israel.

Soldados israelíes transportan proyectiles mientras se preparan para avanzar hacia la Franja de Gaza en Be'eri, Israel, el sábado. Foto Sergey Ponomarev para The New York TimesSoldados israelíes transportan proyectiles mientras se preparan para avanzar hacia la Franja de Gaza en Be’eri, Israel, el sábado. Foto Sergey Ponomarev para The New York Times

Las Fuerzas de Defensa de Israel llevan días telegrafiando que pronto iniciarán una operación terrestre en el norte de Gaza para expulsar a Hamás, el grupo armado palestino que controla Gaza y orquestó el 7 de octubre los peores atentados terroristas de la historia de Israel, en los que murieron más de 1.400 personas y al menos otras 199 fueron secuestradas.

Los contraataques israelíes han matado a más de 2.800 palestinos, según las autoridades sanitarias gazatíes.

Acceso

El ejército israelí permitió que un periodista de The New York Times viera el sistema de seguimiento de datos, con la esperanza de demostrar que estaba haciendo lo que podía para reducir el daño a los civiles, incluso cuando sus aviones de guerra mataron a cientos de palestinos más el lunes, incluso en el sur de Gaza, donde se había pedido a los civiles que se refugiaran.

Algunos barrios aparecían coloreados en blanco y rojo en la pantalla, lo que sugería que aún albergaban a la mayoría de sus residentes.

Pero un número cada vez mayor de zonas se volvían verdes y amarillas, lo que indicaba que la mayoría de sus residentes se habían marchado.

“No es un sistema 100% perfecto, pero te da la información que necesitas para tomar una decisión”, dijo el general de brigada Udi Ben Muha, que supervisa el proceso de control.

Palestinos que abandonaron el norte de la Franja de Gaza en su camino hacia el sur, cerca de Khan Younis, el viernes. Foto Samar Abu Elouf para The New York TimesPalestinos que abandonaron el norte de la Franja de Gaza en su camino hacia el sur, cerca de Khan Younis, el viernes. Foto Samar Abu Elouf para The New York Times

“Los colores dicen lo que se puede y lo que no se puede hacer”.

Orden de ataque

Con los líderes políticos aún por dar el visto bueno final para una operación terrestre, el ejército israelí estaba bloqueado en un patrón de espera el lunes.

El lunes por la noche, sus tropas permanecían concentradas en la frontera de Gaza, sin avanzar todavía.

El ejército vigilaba cuántos civiles habían abandonado el norte de Gaza.

También estaba dando entrenamiento y equipamiento de última hora a los cientos de miles de reservistas militares que habían sido llamados para el esfuerzo bélico.

Y los pocos días adicionales han dado tiempo a los diplomáticos para llevar a cabo negociaciones de última hora -hasta ahora infructuosas- sobre la apertura de la frontera de Gaza con Egipto a los evacuados y los convoyes de ayuda.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, también ha invitado al presidente estadounidense, Joe Biden, a visitar Israel esta semana, y es poco probable que el ejército complique su visita iniciando una invasión mientras se encuentra en suelo israelí, según los analistas.

Personas con maletas esperan en vano a que se abra el paso fronterizo de Rafah entre la Franja de Gaza y Egipto el lunes. Foto Samar Abu Elouf para The New York TimesPersonas con maletas esperan en vano a que se abra el paso fronterizo de Rafah entre la Franja de Gaza y Egipto el lunes. Foto Samar Abu Elouf para The New York Times

“La operación terrestre va a tener muchas bajas en ambos bandos”, dijo Miri Eisin, ex oficial militar de alto rango y directora del Instituto Internacional de Contraterrorismo de la Universidad Reichman de Israel.

“No quieres hacer eso cuando el presidente de Estados Unidos está aquí”, añadió.

Mientras tanto, tres altos mandos israelíes dijeron que estaban aprovechando cada momento para preparar a los reservistas para la guerra terrestre.

La esperada operación será la primera en casi 15 años en la que Israel intentará capturar y mantener tierra durante un periodo prolongado.

Muchos soldados profesionales nunca han llevado a cabo una operación de este tipo, por no hablar de los 360.000 reservistas llamados a filas desde los atentados de Hamás.

Rimal, un barrio acomodado de la ciudad de Gaza, quedó en ruinas tras ser bombardeado el 10 de octubre. Foto Samar Abu Elouf para The New York TimesRimal, un barrio acomodado de la ciudad de Gaza, quedó en ruinas tras ser bombardeado el 10 de octubre. Foto Samar Abu Elouf para The New York Times

Una minoría significativa de los soldados de infantería y de las unidades de tanques que probablemente se desplieguen en Gaza son reservistas, según tres oficiales superiores, que no estaban autorizados a hablar públicamente.

Reservas

Se cree que las Fuerzas de Defensa de Israel tenían 200.000 soldados en servicio activo antes de la llamada a filas, de los cuales tres cuartas partes eran reclutas, pero no hay cifras oficiales.

El ejército ha tardado tiempo en abastecerse de equipo suficiente para su ejército.

Aunque todos los comandos de Israel tienen suficiente equipo de protección, el ejército todavía está asegurando chalecos protectores para algunos reservistas, según un oficial superior.

Varias familias han dicho también que han obtenido privadamente chalecos para los hijos que fueron llamados a filas.

Mientras tanto, más civiles palestinos abandonan el norte de Gaza, aunque hacia las terribles condiciones del sur, donde faltan alojamiento, combustible, agua, medicinas y alimentos, y donde también continúan los ataques israelíes.

Muchos palestinos afirman que temen que, en última instancia, Israel pretenda obligarles a marcharse a Egipto para no regresar jamás, en una expulsión masiva que comparan con la Nakba, término árabe que hace referencia a la huida o expulsión de 700.000 árabes palestinos durante las guerras que rodearon la creación de Israel en 1948.

Israel dice que el llamamiento a la evacuación es para evitar el mayor número posible de víctimas civiles durante las próximas operaciones militares en el norte.

Pasajeros evacuados de Israel llegan al Aeropuerto Internacional de Tampa en Tampa, Florida, el 16 de octubre de 2023. Un avión procedente de Israel con 270 pasajeros, casi todos estadounidenses, aterrizó en Tampa, Florida, el domingo por la noche, tras una orden ejecutiva del gobernador Ron DeSantis la semana pasada. (Octavio Jones/The New York Times)Pasajeros evacuados de Israel llegan al Aeropuerto Internacional de Tampa en Tampa, Florida, el 16 de octubre de 2023. Un avión procedente de Israel con 270 pasajeros, casi todos estadounidenses, aterrizó en Tampa, Florida, el domingo por la noche, tras una orden ejecutiva del gobernador Ron DeSantis la semana pasada. (Octavio Jones/The New York Times)

Para ello, desde la sala de control militar en el sur de Israel, Ben Muha intentaba animar a más gazatíes a dirigirse al sur.

Oficiales militares llamaron directamente a los palestinos y aviones de las fuerzas aéreas lanzaron octavillas que instaban a los gazatíes a ignorar las exigencias de Hamás de que no se movieran.

En el escritorio del general había expedientes y hojas de cálculo con los números de teléfono de cientos de dirigentes comunitarios, directores de hospitales y administradores de escuelas de Gaza, a los que un soldado de la sala de control podía llamar en cualquier momento.

En una pizarra cercana, los ayudantes habían detallado el calendario de los lanzamientos aéreos regulares de panfletos en el norte de Gaza.

En el mapa en directo frente al general, había cada vez menos manchas rojas y blancas:

Los datos sugerían que hasta 700.000 gazatíes se habían desplazado hacia el sur el lunes por la tarde, dejando unos 400.000 en el norte.

Una vez que un barrio se vuelve verde en el mapa, un oficial israelí que opere en la zona tendrá un mayor margen de maniobra debido a la menor probabilidad de dañar a civiles durante la lucha contra Hamás, dijo el general.

“Si eres comandante de brigada y ves esos colores, te dice cuántos civiles hay en la zona, y sabes si puedes o no usar tu tanque, tu infantería”, dijo.

Los palestinos dicen que esas medidas significan poco en medio de la enorme pérdida de vidas y las penurias causadas por los bombardeos y los desplazamientos.

Los civiles y los trabajadores humanitarios afirman que muchas personas carecen de medios de transporte para desplazarse hacia el sur o están demasiado enfermas para hacer el viaje.

“No creo que haya nada humanitario en desarraigar” a tanta gente, dijo Khaled Elgindy, director del Programa sobre Palestina y Asuntos Palestino-Israelíes del Instituto de Oriente Medio, un grupo de investigación de Washington.

“No hay ningún lugar en Gaza que sea seguro”, añadió Elgindy por teléfono el lunes.

“Así que toda la noción de que se están comportando de alguna manera humanitaria o respetando la vida humana en Gaza es orwelliana”.

El método de vigilancia ya se utilizó durante los ataques de la aviación israelí contra Rimal, un barrio acomodado de la ciudad de Gaza que quedó en ruinas tras ser bombardeado el martes pasado en represalia por los ataques de Hamás.

Funcionarios israelíes afirmaron que Hamás había construido infraestructuras militares bajo el barrio.

Antes de ese ataque, los soldados de la sala de control llamaron a algunos residentes de la zona para animarles a marcharse, dijo el general.

Luego avisaron a las fuerzas aéreas en cuanto el barrio se puso verde en el mapa, lo que indicaba que quedaba menos de una cuarta parte de su población, dijo el general.

El general dijo que, antes de proceder, las fuerzas aéreas habían llevado a cabo su propia evaluación del costo potencial en vidas civiles de cada ataque individual.

Pero esas comprobaciones sólo llegaban hasta cierto punto.

Entre los civiles muertos durante los ataques se encontraba Saeed al-Taweel, editor de un sitio web de noticias en árabe.

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas