10 C
Venado Tuerto
sábado, mayo 25, 2024

“Inmaduro”, la insólita excusa del hijo de un violador serial y una condena a 14 años por imitar a su papá

  • Se trata de Franco Brauton (29), el hijo de Walter Brauton (52), que cumple una pena de 40 años.

Walter Brauton tenía dos hijos y vivía en Marcos Paz. Trabajaba como contador en una concesionaria de Tortuguitas. Armado, raptaba mujeres en su auto y las violaba en descampados. Usaba preservativos que guardaba debajo del asiento. Sus víctimas tenían entre 17 y 23 años. Lo detuvieron cuando una de ellas se resistió y lo atacó a pedradas. Ahora, su hijo, repitió la historia: fue condenado este lunes a 14 años por violar a cuatro jóvenes.

A Walter Brauton (52) lo sentenciaron a 40 años de prisión por siete violaciones y tres intentos de abuso, robo y nueve secuestros. Cometía los ataques en su Honda Civic gris, que tenía un crucifijo de madera en el espejo retrovisor.

El hombre llevaba ocho años preso cuando se fugó después de que la Justicia le diera salidas transitorias para visitar a su mamá, que supuestamente estaba enferma. El agente penitenciario, que festejaba su cumpleaños, cayó dormido con un somnífero, según se dijo entonces. El violador pasó cinco años viviendo en Bolivia, hasta que en 2018 lo encontraron usando una identidad falsa.

Franco Brauton (29) tenía 11 años cuando detuvieron a su padre por primera vez. Quedó a cargo de su mamá y creció en Marcos Paz, el mismo “pueblo” al oeste del Gran Buenos Aires. Cuando creció, “todos hablaban de él”. De boca en boca, las mujeres se alertaban. “Decían que había que tener cuidado con él, se alejaban, pero nadie hacía nada”, contaron sus víctimas a Clarín en una entrevista publicada en enero de 2021.

Franco Brauton fue condenado a 14 años.Franco Brauton fue condenado a 14 años.

Fue con la denuncia de una joven que dijeron “basta”. Eran cuatro y unieron sus denuncias, desatendidas por la Justicia, e impulsaron una causa conjunta.

Ahora, tres años después, también el Tribunal en lo Criminal N° 2 de Mercedes, integrado por los jueces Juan Miguel Tillet, Juan Manuel Renaud Mas y Jorge Pablo Vieiro condenó a Franco Brauton a 14 años de pena por “abuso sexual agravado“.

Entre la primera y la última presentación judicial pasaron tres años de expedientes que no avanzaban en la Ayudantía Fiscal de Marcos Paz. Fue después de la última, para la Navidad de 2021, cuando una de las víctimas se animó a compartir en redes sociales lo que le había pasado: llovieron mensajes de desconocidas y, según señalaron, contabilizaron otras 13 víctimas pero sólo cuatro se animaron a formalizar la denuncia.

La detención de Walter Alberto Brauton Steimbach, en Bolivia.La detención de Walter Alberto Brauton Steimbach, en Bolivia.

Desde ese momento hasta la detención de Brauton hijo pasaron 10 meses en los que sus víctimas tuvieron que seguir viviendo cerca de su abusador.

“El tribunal ponderó la visión de género, también consideró como agravantes haber perpetrado los hechos en la madrugada y la vulnerabilidad de las víctimas que no podían defenderse ni huir”, contó Valeria Carreras, abogada de las cuatro víctimas.

La acusación del Ministerio Público estuvo a cargo del fiscal Eduardo Lennard, de la fiscalía descentralizada de Marcos Paz.

Qué declaró Franco Brauton

Brauton hizo uso de su derecho a declarar durante la última audiencia del juicio, luego de que la fiscalía pidiera 19 años de pena y la querella, 22.

No tengo nada que ver con mi padre“, se excusó al momento de su declaración y negó haber cometido los abusos. Dijo que se arrepentía de “haber sido inmaduro” y que siempre les preguntaba a las chicas: “¿Querés tener relaciones?”, por temor a las denuncias.

Las cuatro víctimas de Franco Brauton presenciaron el juicio. Su abogada fue Valeria Carreras.Las cuatro víctimas de Franco Brauton presenciaron el juicio. Su abogada fue Valeria Carreras.

Su defensora, Mónica Smidt, había pedido la absolución del imputado acusando a las víctimas de realizar “falsas denuncias” y haciendo referencia a “la paranoia de género” para desacreditarlas.

Nada de eso funcionó: los jueces consideraron que Brauton había sido responsable de los abusos. “Nos encontramos en un caso claramente atravesado por varios tipos de violencia, sexual física y verbal“, argumentaron en la sentencia.

Además, los jueces hicieron referencia al modus operandi de Franco Brauton, que mantenía vínculos con sus víctimas, de las que se aprovechaba cuando estaban vulnerables e imposibilitadas de defenderse o consentir las relaciones sexuales. Al menos hasta la última, atacada en la Navidad de 2020.

El abrazo de las cuatro víctimas del joven. Foto Constanza Niscovolos.El abrazo de las cuatro víctimas del joven. Foto Constanza Niscovolos.

Evidentemente ya no alcanzaba para Brauton el buscar víctimas dentro de su entorno social, como las dos primeras que empezaran en los comienzos una relación consentida hasta ser vilmente ultrajadas por el imputado, sino que ya la cosa iba tomando cada vez un matiz aún más delicado al salir en búsqueda de una femenina de su agrado por las calles de Marcos Paz hasta encontrarla y hacerla subir a su auto por engaño de una supuesta persecución“, argumentaron.

Como si el lobo -si se me permite la analogía- disfrazado de la abuelita, esperara a Caperucita para comerla. Evidentemente ya no alcanzaba con las víctimas preconocidas, sino que tenía que salir de madrugada como bien lo grafican los photo prints del video de seguridad de Marcos Paz para su cacería”, describieron.

Las denuncias contra Franco Brauton

L. tenía 19 años. Fue la última en denunciar a su abusador y fue gracias a que publicó su historia en redes sociales que empezó a recibir una catarata de mensajes de otras que, como ella, habían pasado por lo mismo.

Durante la mañana de Navidad, L. regresaba a su casa cuando fue interceptada por Franco Brauton.

Según la denuncia que registró al día siguiente, la engañó haciéndole creer que alguien la perseguía. Logró que subiera a su auto, que se sintiera a salvo.

“Me preguntó cómo me llamaba y me pidió que lo agregara a Instagram. Cuando me dijo el apellido, me di cuenta que estaba en peligro, que algo malo me podía pasar, porque recordaba su nombre de otras denuncias que se habían viralizado en redes sociales. Pero ya estaba encerrada, trabó las puertas, tenía mucho miedo, pensaba en eso: si me resisto me pasa algo malo”, recordó en la entrevista con Clarín.

Según declaró, Brauton la encerró, la obligó a que le practicara sexo oral mientras manejaba y la llevó a un descampado, en el que finalmente la violó.

Cuando L. contó lo que le había pasado, los policías le negaron asistencia porque había accedido a subir al auto. Fue ella quien tuvo que seguir el recorrido que había marcado su GPS, señalar las cámaras de seguridad que pudieran haber tomado imágenes y buscar testigos como si su relato no fuera suficiente. Fue sola hasta Chivilcoy para realizar el reconocimiento médico y declaró durante más de cuatro horas.

Los mensajes que publicó pidiendo ayuda llegaron a S. y A., otras chicas que tampoco se conocían pero que ya habían denunciado a la misma persona.

Cuando A. vio los posteos también se animó a escribir: “Yo soy una de las personas que lo denunció en 2019, tengan cuidado“.

“Nos empezaron a llover mensajes, yo conté más de 13 chicas, las fotos y los relatos son tremendos. En ese momento me di cuenta de que si había más casos nos iban a tener que escuchar así que empezamos a recolectar todo”, recuerda. Fue cuando logró el acompañamiento del equipo de Políticas de Género de la Municipalidad de Marcos Paz.

El día de mañana iba a aparecer una piba en una zanja, porque empezó a levantar chicas en la calle, totalmente desconocidas. Cada vez era peor y no iba a parar”, insiste A. sobre el impulso que las motivó a juntarse.

Mientras los mensajes empezaban a circular en redes sociales por todo Marcos Paz, las capturas llegaron a S., que en 2018, cuando denunció la violación, todavía estaba en el colegio secundario.

La captura de Walter Brauton.La captura de Walter Brauton.

Brauton tenía 24 años y ella, 17. Se habían conocido en una “previa” por amigos en común. Hasta que -según consta en su denuncia- el 18 de noviembre la invitó a una casa, le dio alcohol y, cuando estuvo imposibilitada de defenderse, la violó.

“El privilegio ha sido tener a nuestra abogada, que nos impulsó a salir adelante. El privilegio es que a nosotras nos escucharon. Y es hoy, después de lo costoso que fue volver a ver la vida con ganas y con amor, que la lucha valió la pena. Y no es sin agradecerle también a la Justicia, que nos resguardó y escuchó. Nuestra perspectiva hoy puede cambiar, nos sentimos más a salvo” cerró S., una de las víctimas, a través de su abogada, tras conocer la sentencia.

EMJ

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas