8.8 C
Venado Tuerto
martes, mayo 28, 2024

FIN DEL MISTERIO: ACUSAN A CONOCIDO AVIADOR VENADENSE DE INTEGRAR UNA BANDA NARCO INTERNACIONAL

Finalmente, se confirmó oficialmente que el venadense, Juan Clerici (65 años), se encuentra detenido en la sede de Gendarmería Rosario acusado de ser uno de los dos pilotos de aviones utilizados para el ingreso de drogas al país y su posterior traslado a lugares de almacenamiento y comercialización.

Cabe recordar que, Clerici había sido detenido luego de un extenso allanamiento realizado entre el martes 31 de octubre y el miércoles 1 de noviembre (el procedimiento comenzó a las 22 y culminó a las 6 de día posterior) por agentes de gendarmería en su residencia particular ubicada en las inmediaciones de Belgrano y Colón. En el momento, la noticia sorprendió por el fuerte hermetismo (existe secreto de sumario). Recién hoy mediante un comunicado del Ministerio de Seguridad de la Nación se conocieron algunos detalles al respecto. Además, Venado24 accedió a información exclusiva otorgada por fuentes judiciales.

Allanamiento en la vivienda de Belgrano casi Colón, el 31 de octubre último (foto Radio Jota)

Además, la sorpresa del caso fue la persona involucrada. Ya que Clerici es un reconocido vecino de la ciudad, de oficio carpintero y piloto de avión, que hace 20 años protagonizó un oscuro episodio que fue reflejado el programa televisivo nacional, PuntoDoc (ver final de la nota). De hecho, desde aquel momento, pasó un largo tiempo sin pilotear aviones, tarea que había retomado hace poco tiempo. Ahora culmina imputado en un resonante caso que involucra a una banda narco rosarina acusada de lavado de activos y al “bombardeo” de droga traída desde Bolivia en campos de la región para luego ser distribuida a otras provincias y finalmente ser exportada a Europa.

Lo cierto es que la causa, que instruye la Fiscalía Federal Nº 3 de Rosario, el juez federal Carlos Vera Barros y la Procunar, posee hasta ahora diez detenidos (entre ellos Clerici), entre argentinos, colombianos y paraguayos , y el secuestro de dinero y vehículos por valor millonario. Los dueños del country “Club de Campo y Golf” ubicado en Campo Timbó (cerca de Oliveros, Santa Fe), donde está ubicado un hangar, estarían involucrados como testaferros de la organización.

Una investigación previa sobre la “bajada” de cocaína con modalidad de bombardeo en campos mediante avionetas y el incidente que se cobró la vida de dos involucrados en un camino rural de Cañada de Gómez, en agosto de 2020, fueron el puntapié para reforzar las tareas de inteligencia que echaron luz sobre una banda narco con una estructura afianzada para lavar activos.

Los voceros federales señalaron que la creación de empresas fantasma de exportación de granos permitía a la organización adquirir avionetas para realizar vuelos clandestinos y transportar cocaína desde Santa Fe hacia distintos puntos del territorio argentino, como así también su exportación hacia Europa por la hidrovía.

El expediente delegado a Gendarmería versa sobre el tránsito aéreo irregular, el contrabando de estupefacientes y lavado de activos.

Dos semanas atrás, los gendarmes dieron cumplimiento a una orden judicial que ordenaba el registro del hangar privado en el mencionado country, lugar utilizado por los involucrados “para aterrizar con la excusa de ver campos y en el que en las distintas ocasiones de uso, permanecerían por cierto tiempo a puertas cerradas, lo que resultaba llamativo por tratarse de un sitio descampado que incluso contaba con seguridad propia y cámaras de vigilancia“.

El hangar en el country (Ministerio de Seguridad de la Nación).

Los funcionarios se desplegaron hacia el lugar, encontraron dos avionetas y, luego de inspeccionarlas con perros preparados para la ocasión, detectaron restos de cocaína y detuvieron a cuatro ciudadanos de nacionalidad colombiana.

Otros 38 allanamientos tuvieron lugar en distintas localidades de la región y del país, con el secuestro de tres avionetas con matrículas y banderas adulteradas, 25 vehículos (me mencionó una “flota de taxis”), dos motos, 68 teléfonos celulares, cinco armas de fuego, 5 millones de pesos, 39 mil dólares; 18 computadoras, entre otros elementos y documentación de interés para la causa. En el caso de Venado Tuerto, en el domicilio de Clerici, le incautaron una camioneta, dinero en efectivo (cantidad no especificada), celulares y documentación.

Puede ser una imagen de 1 persona
Juan Clérico (foto de Facebook).

La situación de Clerici

Por su parte, Clerici fue imputado por el juez Carlos Vera Barros como participe de una asociación criminal integrada por 22 personas dedicada principalmente a materializar actividades relacionadas con el tráfico ilícito de sustancias estupefacientes en sus diferentes etapas. Desde la introducción al país, guarda y transporte hasta su distribución comercial- y a la comisión de otras conductas de corte delictivo vinculadas con aquellas maniobras, en particular al blanqueo de los activos producidos con la finalidad de mantener vigente el funcionamiento de la empresa criminal. Valiéndose de distintas aeronaves ligeras para el traslado de los cargamentos, utilizando para ello rutas aéreas no autorizadas y lugares clandestinos para el aterrizaje o descarga de la droga.

Juan Clerici y J.M.G.O oficiarían de pilotos de las aeronaves utilizadas para el ingreso de la droga al país y su posterior traslado a los lugares de almacenamiento y comercialización. Puntualmente, se les atribuye el contrabando de importación de una cantidad aún no especificada de material estupefaciente -cocaína-, que tuvo lugar entre el 28 y el 29 de octubre de 2023, desde Bolivia. Es de destacar, que el venadense manifestó en la imputativa que era inocente.

El pasado de Clerici

El 23 de marzo del 2002, Yamila Fetter, la niña de ocho años que padecía fibrosis quística, abordó en el Aeródromo de Venado Tuerto un vuelo sanitario para llegar cuanto antes al hospital Garrahan en Buenos Aires donde le iban a realizar una urgente intervención quirúrgica para salvarle la vida. El piloto de la nave era el entonces presidente del Aeroclub, Juan Clerici. Además, viajaban los padres de la niña y el médico pediatra, Edgardo Ferrero. Apenas, cuando iban treinta minutos de viaje y el avión se encontraba sobre Arrecifes, el oxígeno por el cual era asistida la enferma se concluyó. Los padres presenciaron la horrible muerte de su hija sin poder hacer nada. La familia culpó a Clerici y al propio Aeroclub santafesino y acudió a la Justicia para denunciar el hecho. En tanto, exintegrantes de la comisión de la institución se despegaron del piloto y lo acusaron de “manejos pocos claros del Aeroclub” y resaltaron que el avión utilizado para trasladar a Yamila Fetter “no estaba habilitado para trasladar pacientes con un cuadro tan delicado”.

Pocos meses después, con la causa judicial que avanzaba, el 9 de octubre del 2002 Clerici volvió a ser noticia. En la oportunidad, un informe periodístico emitido en la pantalla de América TV realizado por el programa PuntoDoc (producido por la productora Cuatro Cabezas y conducido por Daniel Tognetti y Rolando Graña) reveló cómo el extitular del Aeroclub de Venado Tuerto (había sido desplazado de su cargo posterior a lo sucedido con Yamila Fetter) contrató a un asesino a sueldo para que matara a dos enemigos personales que le disputaban poder, a razón de mil dólares por muerte.

El presunto sicario contratado no concretó los hechos, pero decidió grabar con una cámara oculta una larga conversación con Juan Clerici, quien le encargó el trabajo y se reconoce de profesión contrabandista, aunque explota una carpintería como actividad pantalla. “De día atiendo la carpintería, compro madera, hago boludeces”, dijo Clerici.

Luego, las detalladas y escalofriantes confesiones de Clerici ante quien supuestamente iba a sacarle de encima a Daniel Fernández -en ese momento presidente del Aeroclub de Venado Tuerto- y Alejandro Baudracco, las dos víctimas en la mira, llegaron a manos de la producción del programa televisivo PuntoDoc.

En dicha cámara oculta el carpintero venadense, relató con lujo de detalles cómo fueron sus arriesgados viajes a países vecinos (especialmente Paraguay) para traer cualquier mercadería que le pidan. “Pueden ser cigarrillos o falopa”.

Juan Clerici, luego de las revelaciones que observaron en vivo y en directo millones de personas se presentó a la justicia y adujo que “el motivo por el cual me hicieron decir lo que apareció en el programa PuntoDoc tiene que ver con una extorsión que me hicieron los secuestradores para que les pague por ese video forzado”. Agregó que “cualquier persona en mis circunstancias, con cuatro hijas y una mujer como rehenes en mi casa, y dos armas apuntándome, hubieran actuado de la misma manera”.

Así, sostuvo que los presuntos secuestradores le habrían pedido una fuerte suma de dinero en dólares a cambio de los polémicos videos, que Clerici no pudo abonar y eso desató el escándalo que trascendió en medios televisivos nacionales.

Nota gentileza Venado 24.

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas