24.3 C
Venado Tuerto
jueves, febrero 29, 2024

Estados Unidos y Ucrania buscan una nueva estrategia tras el fracaso de la contraofensiva

  • Con Zelenski en Estados Unidos, líderes militares de ambos países buscan un plan para ejecutarlo a principios de 2024.

Los líderes militares de Estados Unidos y Ucrania están buscando una nueva estrategia para poder comenzar a ejecutarla a principios del próximo año, y así revivir la suerte de Kiev y el apoyo a la guerra del país contra Rusia, según funcionarios estadounidenses y ucranianos.

La búsqueda de un nuevo enfoque se produce después de que la contraofensiva ucraniana de un mes de duración fracasara en su objetivo de recuperar el territorio perdido ante el ejército invasor ruso y tras semanas de encuentros a menudo tensos entre altos funcionarios estadounidenses y sus homólogos ucranianos.

Zelenski en el capitolio con los presidentes de ambas cámaras. Foto: ANDREW CABALLERO-REYNOLDS / AFPZelenski en el capitolio con los presidentes de ambas cámaras. Foto: ANDREW CABALLERO-REYNOLDS / AFP

El Presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, llegó el lunes a Washington para reunirse esta semana, rápidamente, con el Presidente Joe Biden y el Congreso a fin de debatir el camino a seguir. Los dos presidentes intentarán demostrar su solidaridad y reforzar el apoyo a Ucrania en un momento crucial, tanto en el campo de batalla como en el Capitolio.

Los reveses sufridos por Ucrania se produjeron al tiempo que se erosionaba el apoyo republicano a la continuación de la ayuda financiera estadounidense a Kiev. Incluso algunos altos funcionarios estadounidenses han expresado su preocupación de que si la guerra cae en un largo estancamiento el próximo año, el presidente ruso Vladimir Putin ganará la ventaja.

“No podemos dejar que Putin gane”, dijo Biden la semana pasada al presionar al Congreso para que apruebe una nueva ronda de financiación para Ucrania. “Es en nuestro abrumador interés nacional y en el interés internacional de todos nuestros amigos. Cualquier interrupción en nuestra capacidad de abastecer a Ucrania refuerza claramente la posición de Putin”.

Los militares rusos, tras su propio fracaso en la ofensiva contra Kiev en 2022, empezaron a revertir su suerte y están reconstruyendo su poderío. Moscú dispone ahora de más tropas, municiones y misiles, y aumentó su ventaja en potencia de fuego con una flota de aviones no tripulados para el campo de batalla, muchos de ellos suministrados por Irán, según funcionarios estadounidenses.

Estados Unidos está intensificando el asesoramiento militar cara a cara que proporciona a Ucrania, enviando a un general de tres estrellas a Kiev para que pase un tiempo considerable sobre el terreno. Oficiales militares estadounidenses y ucranianos afirman que esperan concretar los detalles de una nueva estrategia el mes que viene en una serie de juegos de guerra que se celebrarán en Wiesbaden (Alemania).

Los estadounidenses abogan por una estrategia conservadora centrada en mantener el territorio de Ucrania, atrincherarse y acumular suministros y fuerzas a lo largo del año. Los ucranianos quieren pasar al ataque, ya sea sobre el terreno o con ataques de largo alcance, con la esperanza de captar la atención del mundo.

Es mucho lo que está en juego. Sin una nueva estrategia y financiación adicional, los funcionarios estadounidenses afirman que Ucrania podría perder la guerra. Los funcionarios de la administración argumentan que Putin está apostando por la disminución del apoyo estadounidense, señalando sus recientes declaraciones de que si Ucrania se queda sin munición proporcionada por la OTAN, Rusia prevalecerá en días.

Un soldado ucraniano después de disparar un obús contra posiciones rusas en la línea del frente en Kupiansk, en el este de Ucrania. Foto: Tyler Hicks/The New York TimesUn soldado ucraniano después de disparar un obús contra posiciones rusas en la línea del frente en Kupiansk, en el este de Ucrania. Foto: Tyler Hicks/The New York Times

Estados Unidos prestó un amplio apoyo militar y económico a Ucrania, más de 111.000 millones de dólares en los dos últimos años. Pero un número significativo de republicanos dicen ahora que se oponen a más gasto, y otros exigen ver una nueva estrategia antes de votar a favor de cualquier fondo adicional.

Muchos líderes ucranianos no se dan cuenta de lo precaria que es la financiación continuada de Estados Unidos para la guerra, dijeron funcionarios estadounidenses. Estos generales ucranianos y altos funcionarios civiles tienen expectativas poco realistas sobre lo que Estados Unidos suministrará. Piden millones de cartuchos de artillería, por ejemplo, de arsenales occidentales que no existen.

Los funcionarios estadounidenses afirman que Ucrania tendrá que luchar con un presupuesto más ajustado.

Mantener y construir

Algunos militares estadounidenses quieren que Ucrania siga una estrategia de “mantener y construir”, es decir, que se centre en mantener el territorio que tiene y en construir su capacidad de producir armas a lo largo de 2024. Estados Unidos cree que esta estrategia mejorará la autosuficiencia de Ucrania y garantizará que Kiev esté en condiciones de repeler cualquier nuevo ataque ruso.

El objetivo sería crear una amenaza lo suficientemente creíble como para que Rusia considere la posibilidad de entablar negociaciones significativas a fines del próximo año o en 2025.

Al mismo tiempo, los funcionarios ucranianos están examinando estrategias que se basan en sus exitosos ataques profundos en Crimea el otoño pasado. Están buscando formas creativas de mantener a Rusia fuera de equilibrio con ataques contra fábricas de armas, depósitos de armas y líneas de ferrocarril para mover municiones, y anotar victorias simbólicas. Un ex alto cargo militar ucraniano se negó a discutir las propuestas, pero dijo que están refinando el nuevo plan y es “muy atrevido.”

Funcionarios estadounidenses afirman que sin un cambio de estrategia, 2024 podría parecerse a 1916, el año más mortífero de la Primera Guerra Mundial, cuando miles de jóvenes perdieron la vida y las líneas de batalla cambiaron muy poco.

Los hospitales ucranianos están llenos de soldados heridos. Las ambulancias iban y venían del frente durante la contraofensiva de este año. Ucrania no publicó cifras oficiales de sus muertos en la guerra, pero las pérdidas, reconocen los oficiales, han sido cuantiosas.

La contraofensiva de 2023 se basó en la reconstrucción del ejército ucraniano a imagen del estadounidense. Según los críticos, era el enfoque que Estados Unidos había intentado en Vietnam, Irak y Afganistán, en gran medida sin éxito.

Pero hay algunos signos de compromiso. Altos funcionarios estadounidenses dijeron que están abiertos a algunas de las nuevas ideas de Ucrania. Funcionarios estadounidenses dijeron que los profundos ataques de Ucrania en Crimea este otoño resultaron mortales para Rusia y fueron un punto brillante en una contraofensiva por lo demás decepcionante. Los estrategas estadounidenses creen que los ucranianos pueden aprovechar ese éxito el próximo año, incluso si gran parte de su energía se gasta en la reconstrucción de sus fuerzas.

La 22.ª Brigada Mecanizada se prepara para disparar contra posiciones rusas cerca de Bajmut. Foto: Tyler Hicks/The New York TimesLa 22.ª Brigada Mecanizada se prepara para disparar contra posiciones rusas cerca de Bajmut. Foto: Tyler Hicks/The New York Times

El general Christopher Cavoli, máximo comandante de Estados Unidos en Europa, asumió un papel más importante en la coordinación con las autoridades ucranianas.

El Pentágono también decidió enviar al Teniente General Antonio Aguto, que dirige el apoyo a Ucrania desde una base en Alemania, a pasar largos períodos de tiempo en Kiev. Aguto trabajará más directamente con la cúpula militar del país para mejorar el asesoramiento que ofrece Estados Unidos, según explicaron funcionarios estadounidenses. Aunque la Casa Blanca optó por no tener asesores militares estadounidenses en el país de forma permanente, las frecuentes rotaciones de Aguto dentro y fuera de Kiev supondrían el fin de esa restricción.

La batalla de Robotyne resume las esperanzas frustradas de la contraofensiva ucraniana.

En agosto, las fuerzas mecanizadas entrenadas por Estados Unidos se acercaron a la pequeña aldea, después de luchar durante meses para avanzar sólo varios kilómetros hasta sus afueras. A finales de mes, las autoridades ucranianas afirmaron que habían reconquistado la aldea, a unos 80 kilómetros de la costa meridional de Ucrania.

Funcionarios estadounidenses y ucranianos dijeron que la victoria era pequeña pero significativa, un paso hacia el corte de las líneas rusas y el avance hacia el Mar Negro, dividiendo las rutas de suministro del Kremlin.

En Washington, funcionarios estadounidenses dijeron que los ucranianos casi habían atravesado la primera capa de defensas rusas y que seguirían adelante en un asalto destinado a poner a prueba la fortaleza de las demás capas defensivas.

Pero las defensas rusas demostraron ser mucho más fuertes de lo que Estados Unidos había calculado. Y en lugar de una victoria, Robotyne se convirtió en un sangriento esfuerzo.

La 47ª Brigada, una de las nueve entrenadas por Estados Unidos, sufrió enormes pérdidas: decenas de soldados heridos o muertos. Sus vehículos de combate Bradley, así como los vehículos blindados de transporte de tropas Stryker y los tanques alemanes Leopard de otras unidades, fueron destruidos. Los videos publicados en las redes sociales mostraban restos humeantes y un número creciente de bajas ucranianas.

La propia ciudad estaba en ruinas: las imágenes de satélite tomadas durante el verano muestran un paisaje lunar de cráteres.

A medida que se acerca el invierno, las fuerzas ucranianas siguen inmovilizadas en las afueras de Robotyne, con pocas esperanzas de poder romper pronto la siguiente línea de defensas rusas.

Estados Unidos y sus aliados gastaron millones en enviar tanques y otros vehículos blindados a Ucrania y en entrenar a las unidades recién formadas en tácticas militares avanzadas. Pero a pesar del empuje de Ucrania durante el verano y el otoño, las fuerzas rusas mantuvieron en gran medida el casi 20% del país que controlan.

Durante tres meses, personal militar estadounidense y aliado entrenó a las nueve brigadas, 36.000 soldados ucranianos, en los fundamentos de la guerra de maniobras. La teoría, defendida por estrategas estadounidenses, era que sólo una fuerza pesada podría atravesar las endurecidas líneas rusas y retomar la costa sudeste de Ucrania.

Pero mientras Estados Unidos enseñaba a Ucrania a utilizar el armamento, los rusos se atrincheraban y se preparaban para la lucha que se avecinaba.

Los estrategas estadounidenses y ucranianos no se dieron cuenta al principio de cuánto más los rusos estaban reforzando sus defensas. Las tropas ucranianas que se entrenaban en Alemania practicaban cómo atravesar defensas mucho menos fuertes de las que finalmente tendrían que afrontar.

Las profundas defensas rusas incluían campos de minas más formidables que los vistos desde la Guerra de Corea, una vieja tecnología que ralentizó y luego detuvo el avance del ejército ucraniano. Pero también fue el uso por parte de Rusia de diversos drones, incluidos los comerciales de fabricación china, lo que cambió radicalmente la naturaleza de la guerra de maniobras mecanizadas.

En el pasado, los avances a lo largo de la línea del frente podían explotarse, permitiendo a las fuerzas que avanzaban obtener una ventaja antes de que su enemigo pudiera responder. Ahora, con el campo de batalla bajo observación casi constante, es difícil para cualquier bando capitalizar sin ser detectado y detenido con artillería o un contraataque.

Los drones rusos lograron cortar las comunicaciones entre las tropas de primera línea y el puesto de mando ucraniano. Otros drones se utilizaron para detectar a los equipos ucranianos de rastreo de minas, lo que permitió a Rusia enviar helicópteros de ataque para atacarlos.

Los problemas de Ucrania se vieron agravados por fuertes desacuerdos con los generales estadounidenses sobre cómo y dónde emplear las nuevas fuerzas mecanizadas. Los oficiales ucranianos, incluido Zelenski, llegaron a la conclusión de que el este del país era el teatro más importante, ya que las fuerzas rusas centraban allí sus esfuerzos.

Washington consideraba que el este de Ucrania, incluida la región de Donbás, era estratégicamente menos importante que la costa meridional ocupada.

Los estadounidenses querían que Ucrania se centrara en el sur, para romper o amenazar el dominio de Moscú sobre la franja de tierra ucraniana entre Crimea y la frontera rusa. El mando ucraniano creía que esas defensas eran demasiado rígidas para penetrarlas, y que atravesar las minas terrestres de la zona provocaría un gran número de bajas.

Como resultado, Ucrania mantuvo sus fuerzas divididas entre el este y el sur, negándose a comprometerse con una vía principal de ataque. Y en lugar de un avance decisivo, se llegó a un punto muerto.

Los líderes militares ucranianos creen que las expectativas de Estados Unidos no eran realistas, sobre todo porque no disponían de poder aéreo para proteger a sus unidades terrestres.

“Hay muchas razones por las que la contraofensiva fracasó, pero la crítica ucraniana tiene algo de cierto”, dijo Eric Ciaramella, investigador de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional. “Hubo una especie de inflación colectiva de expectativas”.

La campaña de 2023 no fue un completo fracaso. Funcionarios estadounidenses señalan los ataques exitosos y perjudiciales de Ucrania contra la flota rusa del Mar Negro y los puestos de mando militar en Crimea.

Fue, según algunos funcionarios, una gran victoria naval de un país sin armada.

Misiles británicos Storm Shadow de largo alcance dañaron significativamente objetivos en Crimea. El 22 de septiembre, una lluvia de misiles Storm Shadow alcanzó el cuartel general de la flota rusa del Mar Negro en Sebastopol. Días después, Rusia retiró parte de la flota de Crimea.

Las operaciones permitieron a Ucrania exportar grano desde Odesa y mantuvieron abiertas algunas rutas marítimas, una victoria crucial, pero cambiaron poco el curso general de la guerra y no permitieron a Ucrania retomar ningún territorio.

En el cuartel general del Ejército de Estados Unidos en Europa, en Wiesbaden, altos mandos militares estadounidenses, entre ellos Cavoli y Aguto, se reunieron la semana pasada con dos altos cargos ucranianos para discutir las líneas generales de la estrategia para el próximo año.

Ni los funcionarios estadounidenses ni los ucranianos quisieron revelar detalles de las conversaciones o del nuevo plan. Pero sea cual sea el acuerdo final, cambiar la dinámica es crucial. Cuanto más tiempo se perciba que la guerra está en punto muerto, más difícil será conseguir financiación estadounidense adicional, según los analistas.

“No creo que sea exagerado destacar lo importante que es la ayuda estadounidense”, afirmó Andrea Kendall-Taylor, académica del Center for a New American Security. “Si la asistencia no continúa, entonces esta guerra adquiere una naturaleza radicalmente diferente de cara al futuro”.

Ucrania no necesita recuperar todo el casi 20% del país que ha perdido para ganar la guerra, dicen los funcionarios estadounidenses.

Anotar algunas victorias estratégicas y simbólicas, al tiempo que refuerza sus defensas y construye sus propias capacidades para producir más armamento, podría ser suficiente para fortalecer la mano de Ucrania cuando inevitablemente se reanuden las conversaciones de paz para poner fin a la guerra.

Los funcionarios estadounidenses están tratando de preparar a los ucranianos para el próximo año, diciéndoles que cualquiera que sea la ayuda que apruebe el Congreso no es probable que iguale el tipo de financiación que Washington proporcionó en los dos primeros años de la guerra.

“Tienen que luchar de forma inteligente y eficaz”, afirmó Michael Kofman, investigador principal del programa sobre Rusia y Eurasia de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional, que visitó Ucrania recientemente. “Si Ucrania y Occidente realizan las inversiones adecuadas en pos de una estrategia a largo plazo, Ucrania podrá recuperar la ventaja”.

c.2023 The New York Times Company

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas