26.5 C
Venado Tuerto
jueves, febrero 29, 2024

Empezó el juicio a Dani Alves: la imagen del ex futbolista y la expectativa por la declaración de la mujer que lo acusó por violación

  • En Barcelona se juzgan los hechos ocurridos en la madrugada del 31 de diciembre de 2022 en una discoteca.

Después de 380 días sin salir de la prisión, el ex futbolista brasileño Dani Alves recorrió este lunes los 38 kilómetros que distancian el centro penitenciario de Brians 2 hasta la Audiencia de Barcelona donde, hasta el miércoles, será juzgado: está acusado de haber violado a una chica de 23 años en un reservado de una disco de la ciudad catalana en la madrugada del 31 de diciembre de 2022.

Acusado  por un delito de agresión sexual Foto: Jordi BORRAS / POOL / AFP)Acusado por un delito de agresión sexual Foto: Jordi BORRAS / POOL / AFP)

El acusado del juicio con número de sumario 27/2023 por un delito de agresión sexual es Daniel Alves da Silva, brasileño, 40 años, ex jugador del Barcelona y el futbolista que, cuando ingresó al penal, se jactaba de ser el que más trofeos había conseguido en la historia del fútbol. Lionel Messi lo empató en agosto del año pasado.

Alves duerme entre rejas, en prisión preventiva, desde el 20 de enero de 2023, cuando se presentó a declarar y quedó detenido.

Desde entonces, contó de cinco modos distintos lo que, según él, sucedió aquella noche en la discoteca Sutton de Barcelona, solicitó sin éxito la libertad provisional y cambió dos veces de abogado. Inés Guardiola, su actual defensora, es el tercer intento de probar su inocencia.

De camisa blanca, jeans y zapatillas, Alves escuchó este lunes a su abogada pedir la suspensión del juicio. Guardiola argumentó “vulneración de derechos” de jugador.

Con el tiempo y el cambio de estrategia, Alves pasó de declarar que jamás había visto a esa chica a reconocer que tuvo sexo con ella. Dijo que fue consentido y que había tensión erótica entre ellos. El último atenuante que pretende sea tenido en cuenta es que aquella madrugada estaba alcoholizado.

Inés Guardiola, la abogada (d) del exjugador brasileño del FC Barcelona Dani Alves, acusado de violar a una joven en un baño de la discoteca Sutton en diciembre de 2022. Foto: EFE/ Alberto Estévez / POOLInés Guardiola, la abogada (d) del exjugador brasileño del FC Barcelona Dani Alves, acusado de violar a una joven en un baño de la discoteca Sutton en diciembre de 2022. Foto: EFE/ Alberto Estévez / POOL

La víctima, que desde aquella madrugada sostiene una única versión, nunca se movió de asegurar que Dani Alves abusó de ella.

Probar o no el consentimiento en esa relación sexual que ambos admiten será clave.

La Fiscalía pide para Alves 9 años de cárcel. La defensa de la chica que lo denunció solicita 12 y una indemnización de 150 mil euros.

Desde hace días se hablaba de la posibilidad de que el brasileño evitara el juicio si llegaba a un acuerdo con la víctima. Habría tenido que admitir la agresión sexual que viene negando y, de ese modo, su condena podría haberse reducido a cuatro años.

Pero no hubo acuerdo porque la defensa del ex jugador pedía, a cambio de que Alves reconociera la violación, una pena de tres años en suspenso. Ester García, la abogada de la joven que lo denunció, lo consideraba inaceptable.

La Fiscalía había solicitado que el juicio se desarrollara a puertas cerradas pero la Audiencia de Barcelona rechazó el pedido.

La sección 21ª de la Audiencia estableció que los tres días de audiencia sean públicas, aunque sí garantizó que preservará la identidad de la joven que, en ningún momento, se cruzará con Alves.

La chica, que hoy tiene 24 años, declarará este lunes. Estará todo el tiempo acompañada por dos psicólogas.

Lo hará detrás de un biombo y a puertas cerradas. Las imágenes que suelen registrar los juzgados distorsionarán su voz y su rostro será pixelado.

Durante el juicio jamás se la mencionará por su nombre. Cada vez que se la cite será “la denunciante”.

La madre de Dani Alves en la previa del inicio al juicio contra el ex futbolista de Barcelona. Foto: AP / Emilio MorenattiLa madre de Dani Alves en la previa del inicio al juicio contra el ex futbolista de Barcelona. Foto: AP / Emilio Morenatti

Sin embargo no fue posible sostener el anonimato de “la denunciante”. La mamá de Dani Alves difundió, hace semanas, su nombre completo y videos de la joven bailando y hasta soplando las velitas el día de su cumpleaños para desacreditar el trastorno postraumático que la defensa de la chica argumenta. Hay en curso una investigación por la difusión de esas imágenes que la mamá de Dani Alves borró de sus redes sociales.

La joven, que en un principio se había negado a ser indemnizada por la agresión sexual que denunció, ahora acepta la retribución que establece la ley. Su abogada pide 150 mil euros.

El futbolista brasileño Dani Alves sentado durante su juicio en Barcelona. (Alberto Estevez/Pool Photo via AP)El futbolista brasileño Dani Alves sentado durante su juicio en Barcelona. (Alberto Estevez/Pool Photo via AP)

Testigos y pruebas

El juicio, que comenzó este lunes a las 10:00 -las 6:00 en Argentina-, contará con 28 testigos. Entre ellos estaría la modelo Joana Sanz, segunda esposa del brasileño.

En una carta abierta, Sanz anunció, semanas después del escándalo, su separación de Alves quien, desde el calabozo, le negó el divorcio. En los últimos meses la modelo relativizó su distanciamiento del brasileño.

En el juicio se aportarán, además, grabaciones de las cámaras del boliche de la noche del 30 al 31 de diciembre de 2022 y rastros de ADN hallados en el vestido de la joven que denunció a Alves y en el baño donde ella asegura que fue violentada por el ex jugador.

Más de 300 medios -de 70 países- están acreditados para seguir el juicio a Dani Alves. Pueden hacerlo desde el interior del tribunal por circuito cerrado en una sala especialmente acondicionada para la prensa. Está prohibido difundir imágenes o grabaciones de audio.

El martes se escuchará el testimonio de 22 testigos y el miércoles será el turno de los informes periciales.

La madrugada del último día del año de 2022, cuando el personal de la disco Sutton la encontró desencajada y llorando en las escaleras del boliche, la joven que acusa a Alves creía que, si denunciaba la agresión sexual que acababa de sufrir, nadie la escucharía. “No me van a creer, no me van a creer”, repetía, desesperada e impotente.

El juicio, que se inició este lunes, demuestra que jueces y fiscales le creyeron.

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas