18.8 C
Venado Tuerto
martes, marzo 5, 2024

El submundo de los alimentos “falsos”: Italia y España incautan 260.000 litros de aceite de oliva adulterado

  • La policía de ambos países arrestó a 11 personas que dirigían la operación ilegal.

Las fuerzas del orden de España e Italia detuvieron a 11 personas que dirigían una “operación de estafa alimentaria” que produjo más de 260.000 litros, o aproximadamente 68.000 galones, de aceite de oliva que se vendía como de alta calidad pero que en realidad era “no apto para el consumo”, según informaron las autoridades el lunes.

Agentes de la Guardia Civil española y de los Carabinieri italianos efectuaron el mes pasado redadas en varios lugares de ambos países, incluidos emplazamientos en las regiones italianas de Sicilia y Toscana, y descubrieron barriles de aceite que contenían aceite lampante, el grado más bajo de aceite de oliva, considerado de pésima calidad por su alto nivel de acidez y su sabor y olor desagradables.

Se encontraron barriles de aceite que contenían aceite lampante, el grado más bajo de aceite de oliva. Foto ilustrativa: APSe encontraron barriles de aceite que contenían aceite lampante, el grado más bajo de aceite de oliva. Foto ilustrativa: AP

Los agentes también incautaron 91.000 euros (unos 98.000 dólares) y documentos de facturación pertenecientes a las 11 personas detenidas, según las autoridades.

Las autoridades españolas e italianas, que no respondieron de inmediato a los pedidos de comentarios formulados el lunes, no mencionaron el nombre de las 11 personas detenidas ni enumeraron los cargos concretos que se les imputaban.

Un submundo de vendedores fraudulentos

Las detenciones arrojaron luz sobre un submundo de vendedores fraudulentos de alimentos en Europa que durante años se aprovecharon de los amantes de la cocina que buscan aceite de oliva de lujo, en particular de Italia y España, donde los productos locales son conocidos por su fragancia ligeramente frutada y a nuez y sus vibrantes tonos verdes y amarillo manteca que gotean en los platos de innumerables preparaciones, desde las villas de campo hasta restaurantes de alta cocina de todo el mundo.

Desde 2013, las autoridades europeas han intentado acabar con el etiquetado fraudulento de una serie de alimentos organizando investigaciones conjuntas con varias fuerzas del orden e imponiendo multas más severas. Esas etiquetas falsas han creado a veces un mercado confuso en Europa, con productos que incluían carne etiquetada como vacuna pero que en realidad era carne de caballo barata y una especia cara que se llama azafrán pero que en realidad era azafrán adulterado mezclado con materiales más baratos.

Desde hace años, el aceite de oliva sigue siendo uno de los alimentos más mal etiquetados de Europa. Foto: ReutersDesde hace años, el aceite de oliva sigue siendo uno de los alimentos más mal etiquetados de Europa. Foto: Reuters

Pero desde hace años, el aceite de oliva sigue siendo uno de los alimentos más mal etiquetados del continente, según el informe 2022 de la Comisión Europea sobre seguridad alimentaria.

En 2019, el aceite de oliva se convirtió en el producto con más solicitudes de investigación, seguido del pescado y los productos cárnicos, según el informe.

Alrededor del 15% de los productos sospechosos notificados al sistema de estafa alimentaria de la Comisión Europea procedían de España el año pasado. La mayoría de estas denuncias se referían a productos a base de calamares o aceite de oliva mal etiquetado, según el informe.

“Desgraciadamente, la falsificación de aceite de oliva extra virgen es una práctica común, por lo que la lucha contra eso es una prioridad policial, especialmente en los países productores”, declaró Europol, la agencia de la Unión Europea para la cooperación policial.

Las autoridades italianas estuvieron especialmente ocupadas en los últimos años tomando medidas enérgicas contra el aceite de oliva mal etiquetado. La publicación Olive Oil Times, que cubre el sector del aceite de oliva, informó que el año pasado las autoridades italianas impidieron la venta de 2,3 millones de litros (unos 607.595 galones) de aceites de oliva virgen y refinada etiquetada como extra virgen.

Las fotos y videos de la investigación publicados por Europol en las redes sociales dejan entrever una operación amplia y detallada: enormes barriles plateados, cajas fuertes llenas de gruesos fajos de billetes, hileras de computadoras y contenedores llenos hasta el tope de una sustancia espesa de color marrón amarillento que los investigadores vertían en pequeñas botellas etiquetadas.

Las 11 personas acusadas diluían su producto de aceite de oliva con aceite lampante, según las autoridades, lo que les permitía ofrecer precios competitivos al entrar en las cadenas de suministro legales.

“Esta práctica ilegal no sólo puede causar un riesgo para la salud pública, sino también socavar la confianza de los consumidores y, por tanto, tener repercusiones económicas adicionales”, declaró Europol.

La adulteración puede socavar la confianza de los consumidores. Foto: BloombergLa adulteración puede socavar la confianza de los consumidores. Foto: Bloomberg

En Ciudad Real (España), los agentes incautaron una docena de barriles de aceite adulterado -es decir, aceite de oliva virgen extra mezclado con otros aceites-, así como cuatro vehículos y documentos de facturación. En Sicilia y Toscana, se cree que tres fábricas de aceite estaban implicadas en la operación ilegal, según las autoridades.

Una industria bajo desafío

La investigación también se produce en un momento en que la demanda mundial de aceite de oliva sigue siendo alta, con varias fuerzas, como la tecnología y el cambio climático, que transforman y desafían a la industria.

Millones de consumidores de todo el mundo pagan regularmente por aceite de oliva extra virgen adulterado con aceite de oliva de calidad inferior, mezclado con aceites más baratos como el de girasol o canola, o coloreado con clorofila o betacaroteno.

Sin embargo, la adulteración no se da en todas partes. La North American Olive Oil Association (Asociación Norteamericana de Aceite de Oliva), una asociación comercial, afirma que “la mayor estafa actual en el aceite de oliva son las historias que hacen creer a los consumidores que todo es ‘falso’“, y cita estudios que demuestran que muchas muestras de aceite de oliva de minoristas estadounidenses fueron analizadas y resultaron ser auténticas.

Un estudio revisado por pares de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE.UU. publicado en 2015 encontró una tasa baja de adulteración -menos del 5%- en 88 productos vendidos en comercios minoristas estadounidenses.

“Por lo tanto, siga adelante y compre con la confianza de que está recibiendo el verdadero negocio”, dijo la Asociación Norteamericana de Aceite de Oliva.

c.2023 The New York Times Company

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas