7.7 C
Venado Tuerto
sábado, mayo 25, 2024

Después de YPF, las petroleras suben sus naftas 3%, pese al congelamiento oficial

  • En algunas ciudades del interior la suba fue de hasta el 9%

Los precios de las naftas comenzaron a descongelarse. La suba del 3% dispuesta por YPF después de las elecciones fue seguida en las últimas horas por aumentos de las competidoras en varias regiones del país “en línea” con la principal petrolera, en medio de faltantes en surtidores y tironeos por los acuerdos de precios.

De hecho, los movimientos se produjeron una semana antes del fin del congelamiento dispuesto hasta el martes 31 de octubre. Sergio Massa llegó a ese acuerdo con las petroleras, en función del sostenimiento del tipo de cambio oficial en $ 350, después de la devaluación del 14 de agosto y la suba de combustibles del 12,5%.

“En el día de hoy, hemos avanzado en un acuerdo, implica que el aumento (del 12,5%) será el último hasta el 31 de octubre, no habrá más subas porque no habrá más aumentos en el tipo de cambio”, dijo Massa el 17 de agosto pasado, tras reunirse con los principales jugadores del mercado.

El Gobierno sumó a ese sector a su plan “freezer” luego de la derrota en las PASO. En ese marco y para evitar una mayor disparada de la inflación por el salto del 22% en el dólar, el ministro de Economía acordó congelar combustibles, tarifas de energía, medicamentos, prepagas y el transporte público en AMBA.

Pero la aceleración de los precios, la escalada de los dólares paralelos y los faltantes en surtidores forzaron a YPF a incrementar sus precios entre el 3 y 3,5 % (casi $ 8) en todo el país desde el domingo a la madrugada, una vez conocido el triunfo de Massa con el 36% de los votos.

En ese contexto, las otras refinadoras Raizen (Shell) y Axion (PAE) y Puma (Trafigura) realizaron ajustes en las últimas horas superiores al 2% en etapas y en parte de las estaciones de servicio, según fuentes del sector. En el interior, hubo ciudades como San Luis y Santiago del Estero, con incrementos de entre el 8 y 9,7%.

Desde el Ministerio de Economía explicaron que la suba de YPF se debe al traslado tardío del incremento del 20% en los precios del biodiesel en agosto, algo que solo habían efectuado las empresas privadas. Y ratificaron el congelamiento: “El acuerdo de precios sigue vigente y se van a reunir en las próximas semanas”.

El otro motivo del incremento es que la petrolera corría riesgo de quedar aún más desfasada, con un 57% del mercado. “Desde el congelamiento, la competencia aumentó 3 veces los combustibles, en promedio del 8%, hay diferencias de precios importantes en el interior, en Mendoza, es de hasta $ 50”, señalaron fuentes oficiales.

A partir de los nuevos valores de YPF, en la Ciudad de Buenos Aires la nafta súper subió a $ 248, la premium a $ 318, el gasoil súper a $ 266 y el premium a $ 363. Shell y Axion, en tanto, ya habían empezado a subir sus combustibles a principios de octubre. Las últimas semanas, con ajustes del 3% y 2,5%, respectivamente.

La actualización se dio en medio de problemas de desabastecimiento registrados en estaciones de servicio en las últimas semanas. Los menores precios de YPF alentaron una migración de la demanda (incluidos camiones y productores agropecuarios) hacia esa marca, frente a los precios más caros de la competencia.

Respecto a la demanda de gasoil, desde las estaciones de servicio alertan que hay inconvenientes, ya que siguen los cupos, pero depende de la zona. En CABA y AMBA, el ruido es menor, mientras que en Córdoba, La Pampa, el Litoral es mayor el nivel de estrés de la logística y el suministro.

El Gobierno viene acordando topes en los aumentos de los combustibles por debajo de la inflación y en línea con los Precios Justos en supermercados y otros rubros. La primera tanda fue del 4% mensual desde diciembre de 2022 hasta marzo de 2023 (salvo ese mes, que fue del 3%) y la segunda, del 5% entre abril y agosto.

Con una inflación del 100% en lo que va del año, en Economía reconocen que hay tensiones. Creen que las colas previas al fin de semana largo fueron “presiones” para modificar el “pacto de caballeros” sellado luego del cimbronazo en las PASO. Y, ahora, con el batacazo que dio Massa el domingo, se preparan para renegociar.

Del otro lado, algunas petroleras dan por caído el acuerdo. Aseguran que los precios están “retrasados” un 25% en relación a la inflación y el dólar, y que la señal dada por YPF el domingo es “insuficiente”. “La Argentina es un quilombo, el Gobierno no cumplió nada, el acuerdo era insostenible”, señaló un empresario.

En otro sector de la cadena, advierten que el congelamiento “ya no lo es tanto”, aunque debería regir hasta el 31 de octubre, por lo que no esperan nuevos aumentos. Las miradas están puestas en Massa e YPF, ya que si las empresas se desmarcan, se prevé una migración de consumidores a la marca estatal, lo cual la exigiría más.

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas