14.2 C
Venado Tuerto
miércoles, junio 19, 2024

Aunque parte de la suba del impuesto a los combustibles se postergó para marzo, las petroleras aumentaron 6,4% sus naftas

  • Parte del incremento es por la aplicación de impuestos congelados de 2021 y 2022.

El Gobierno decidió descongelar en etapas los impuestos a los combustibles que estaban frenados desde junio de 2021. A partir de este jueves se aplican los gravámenes de 2021 y 2022 y los correspondientes a los diferentes trimestres de 2023 se pasan para marzo, abril y mayo. La decisión tuvo efecto inmediato: YPF aumentó 6,4% la nafta desde esta madrugada. La siguieron Shell y Puma y Axion lo haría en las próximas horas.

A partir de ahora, el precio del litro de la nafta súper de la petrolera pasa a $ 744 y el de la premium, a $ 918; mientras que la diesel pasó a $ 784 y $ 998, respectivamente.

A través del decreto 107/2024, que se publicó este jueves en el Boletin Oficial, el Gobierno estableció que las subas de los impuestos fijados para los combustibles pendientes del primer y segundo trimestre de 2023, se aplicarán el 1° de marzo de este año. En tanto, las subas del tercer y cuarto trimestre serán en abril y mayo, respectivamente. Al no postergar los del segundo semestre de 2021 y todo 2022, comenzaron a regir desde ahora.

Los impuestos sobre los combustibles líquidos (ICL) y al dióxido de carbono (IDC) no se actualizan desde julio de 2021, lo que habría generado un atraso acumulado del 377%, porque varían según el índice de inflación. El Gobierno de Alberto Fernández decidió congelarlo en medio de la aceleración de la inflación, una medida que luego extendió el ministro de Economía, Sergio Massa, a pocos días de la segunda vuelta electoral.

El descongelamiento de impuestos era esperado. A tal punto que hace dos días se empezó a ver colas de automovilistas buscando llenar el tanque antes de los aumentos y así ahorrar unos pesos.

Las colas en las estaciones servicio empezaron el martes. Foto Guillermo Rodriguez Adami Las colas en las estaciones servicio empezaron el martes. Foto Guillermo Rodriguez Adami

Sólo desde noviembre, cuando la súper de YPF estaba en $ 311, las naftas subieron más de un 140%, a $ 744. Y si se lo considera en forma interanual, el alza superó también a la inflación general. Eso ya se tradujo en una caída de la demanda del 20%.

El aumento del valor de los impuestos a los combustibles es clave en la búsqueda del déficit cero que el Gobierno promete alcanzar. Tan es así que el miércoles, cuando el board del Fondo Monetario Internacional aprobó la revisión del acuerdo con Argentina, mencionó que el superávit primario del 2% que establece el convenio se apoyará en “el refuerzo de los impuestos sobre el combustible, junto con la reducción de los subsidios a la energía y el transporte, los costos administrativos y el gasto discrecional menos prioritario”.

NE

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas