11.5 C
Venado Tuerto
jueves, mayo 30, 2024

Asombro por el hallazgo de una clase de vida completamente nueva en el sistema digestivo humano

  • Se los llamó “obeliscos” por su particular forma alargada.

Entre la “jungla de microbios” que viven dentro de nosotros, los científicos se han maravillado cuando se toparon con lo que puede ser una clase completamente nueva de objetos parecidos a los virus.

“Es una locura”, aseguró en la revista Science el biólogo celular de la Universidad de Carolina del Norte, Mark Peifer, quien no participó en el estudio. “Cuanto más miramos, más locuras vemos”.

Estos misteriosos fragmentos de material genético no tienen secuencias detectables ni siquiera similitudes estructurales conocidas por otros agentes biológicos.

Por eso, el biólogo Ivan Zheludev de la Universidad de Stanford y sus colegas argumentan que su extraño descubrimiento puede no ser virus en absoluto, sino un grupo completamente nuevo de entidades que pueden ayudar a cerrar la antigua brecha entre las moléculas genéticas más simples y los virus más complejos.

“Los “obeliscos” (como denominaron a las entidades desconocidas) comprenden una clase de ARN diversos que han colonizado y pasado desapercibidos en los microbiomas humanos y globales”, aseguraron los investigadores en el estudio que se publicó bioRxiv.

Las secuencias genéticas de los obeliscos, que reciben su nombre de las estructuras altamente simétricas en forma de varillas formadas por sus longitudes retorcidas de ARN, “tienen un tamaño de sólo alrededor de 1.000 nucleótidos”.

De hecho, “esta característica es probablemente una de las razones por las que no los hemos notado anteriormente”, sostienen.

En un estudio que aún no ha sido revisado por pares, Zheludev y su equipo buscaron en 5,4 millones de conjuntos de datos de secuencias genéticas publicadas e identificaron casi 30.000 obeliscos diferentes. Aparecieron en aproximadamente el 10 por ciento de los microbiomas humanos que examinó el equipo.

En un conjunto de datos, los obeliscos aparecieron en el 50 por ciento de las muestras orales de los pacientes. Es más, diferentes tipos de obeliscos parecen estar presentes en diferentes zonas de nuestro cuerpo.

“Esto respalda la idea de que los obeliscos podrían incluir colonos de dichos microbiomas humanos”, explican los investigadores .

Lograron aislar un tipo de célula huésped de nuestro microbioma, la bacteria Streptococcus sanguinis, un microbio común en la boca humana. El Obelisco de estos microbios tenía un bucle de 1.137 nucleótidos de largo.

“Aunque no conocemos los ‘anfitriones’ de otros obeliscos -escriben Zheludev y sus colegas-, es razonable suponer que al menos una fracción puede estar presente en bacterias”.

“Todos parecen incluir códigos para una nueva clase de proteína” que los investigadores han denominado Oblins.

Las instrucciones para construir estas proteínas parecen ocupar al menos la mitad del material genético de los Obeliscos. Como estas proteínas son tan similares en todos los obeliscos, los investigadores sospechan que pueden estar involucradas en el proceso de replicación de la entidad.

Esta capacidad de codificar proteínas los diferencia de otros bucles de ARN conocidos llamados viroides, pero tampoco parecen tener los genes para producir cubiertas de proteínas en las que viven los virus de ARN (incluido el COVID-19) cuando están fuera de las células. .

También son significativamente más grandes que otras moléculas genéticas que coexisten dentro de las células, desde plantas hasta bacterias, llamadas plásmidos, que comúnmente están compuestos de ADN.

Sin embargo, Zheludev y su equipo no pudieron identificar ningún impacto de los obeliscos en sus huéspedes bacterianos, ni un medio por el cual pudieran propagarse entre las células.

“Estos elementos podrían ni siquiera ser de naturaleza ‘viral’ y podrían parecerse más a los ‘plásmidos de ARN'”, concluyeron.

Fuente: Science Alert

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas