21.5 C
Venado Tuerto
jueves, febrero 22, 2024

“42 escalones en mosaico”: cómo se desarrolló durante más de dos años la obra de arte que cautiva en Villa Gesell

Inspirada en la Escalera de Selarón, combina piezas de vidrio, mosaico, espejo y cerámicas en una pendiente que conecta la Avenida 3 con el Paseo 141 bis. Se estrenó en los últimos días y las autoras dicen: “El mosaico es duradero. Si se cuida, quizá la obra perdure muchos años y eso nos emociona”

La obra “42 escalones en mosaico” es el nuevo atractivo turístico de Villa Gesell (Fotos: Manuela Luján)

Se llama “42 escalones en mosaico” y es el nuevo atractivo turístico de Villa Gesell. Se trata de una obra de arte realizada con piezas de vidrio, mosaico, espejo y cerámicas sobre una pendiente que conecta la Avenida 3 con el Paseo 141 bis. Está inspirada en la famosa Escalera de Selarón, en Río de Janeiro, y se volvió un escenario imperdible para visitar y tomarse fotos.

Detrás de la intervención hay tres artistas locales: Melisa Sonneborn, Lucía Sicuso y Valeria Maidana. Fueron convocadas en el marco de una iniciativa de la Dirección de Promoción de las Artes de Villa Gesell, dependiente de la Secretaría de Cultura, Educación y Deportes. El proyecto comenzó en 2020, con la intención de poner en valor la zona.

De izquierda a derecha: Valeria Maidana, Lucía Sicuso y Melisa SonnebornDe izquierda a derecha: Valeria Maidana, Lucía Sicuso y Melisa Sonneborn

“Ese lugar era una calle muy antigua, estaba sin uso. La intención fue darle identidad artística desde lo visual”, contó a Infobae Hugo Talou, titular de la Dirección de Promoción de las Artes.

Así, posteriormente llegó el turno de la acción para Melisa, Lucía y Valeria. “Empezamos a trabajar en el diseño, en conseguir los materiales y en la preparación de las piezas. Al final, fue un trabajo que nos llevó dos años y medio”, contaron.

Cada escalón tiene una extensión de ancho de cinco metrosCada escalón tiene una extensión de ancho de cinco metros

Cada escalón tiene una extensión de ancho de cinco metros. Trabajarlos hasta dejarlos tal cual se ven hoy demandó cerca de dos meses cada uno, desde la elaboración de las piezas hasta su colocación. “Para hacer las piezas de cerámica hay cositas muy puntuales, imágenes pensadas para eso, detalles y eso se cocina, se confecciona, se vuelve a esmaltar. Es todo un proceso muy largo. No es tan sencillo”, explicaron las artistas, que se repartieron la confección de 14 escalones cada una.

También se asignaron colores, respetando una regla: que cada cinco escalones haya uno de espejo que combine el color anterior.

Las figuras y colores representan distintos motivos e historiasLas figuras y colores representan distintos motivos e historias

Las piezas las desarrollaron por separado en sus talleres. A veces, solamente se juntaban para hacer las teselas de vidrio. “Hacíamos la camada de amarillos, la camada de verde juntas, cada una con sus formas de lo que ya tenía planteado hacer y después cada una lo armaba en su propio taller. Y cada vez que teníamos tres o cuatro ya armaditos, veníamos y los colocábamos”.

De esa manera, por ejemplo, figuras del cielo y del mar se reflejan en los azules. O los médanos y el verano en los amarillos. El bosque, además, se dibuja en los verdes, mientras que las piñas, las sudestadas y la leña aparecen en los naranjas y rojos, más relacionados al invierno y al otoño. Pero hay muchos más detalles, frases y trazados que solo se perciben al mirar con atención.

Completar los escalones, desde la confección de piezas hasta la colocación, les demandó cerca de dos meses cada unoCompletar los escalones, desde la confección de piezas hasta la colocación, les demandó cerca de dos meses cada uno

“La intención es que puedas venir una, dos, cinco o diez veces, porque siempre descubrís una frase de un poema, una mención a un dibujito, algo de una tesela que no la habías visto”, indicaron las mosaiquistas. Y agregaron: “Creo que logramos que sea una obra personalizada porque realmente no hay trabajos así. No solo por el volumen, sino por el laburo que le pusimos. A nosotras nos costó y nos llevó tiempo por eso. Hay otras escaleras que se hacen con un trazado del mismo tono y eso es mucho más rápido”.

Durante la charla con este medio, se mostraron felices por la repercusión positiva: “La gente realmente fue súper generosa con la devolución el día de la inauguración y antes también: ya lo notábamos mientras colocábamos los escalones, cuando nos mandaban mensajes en Instagram o personales”.

Luego de revelar que al principio sintieron algunas dudas por el volumen de la obra, también expresaron: “Sabemos que si se cuida, el mosaico puede ser muy duradero y quizá la obra quede por muchos años, para nuestros nietos, bisnietos. Eso nos emociona. Hemos hecho otras cosas, pero creo que esto puede llegar a ser algo muy emblemático”.

Las autoras se mostraron felices por la repercusión positivaLas autoras se mostraron felices por la repercusión positiva

El trabajo finalizó su primera etapa. Es que la intención ahora es intervenir parte de los paredones de los costados y los descansos (que son amplios), “para que cuando uno baje también tenga algo visualmente atractivo para ver”. Lo cierto es que, independientemente de ese paso, la obra ya le dio vida a una zona poco transitada comparada con otras de Villa Gesell.

Además de la escalera, Melisa actualmente trabaja en otra intervención artística urbana sobre la fuente de agua de la Plaza de las Américas, ubicada en Paseo 132 y Avenida 3. La técnica que emplea también es el mosaico y comprende una combinación de azulejos y venecitas. Además, se integran piezas especialmente elaboradas por ella en cerámica y vitrofusión, lo que le aporta a la obra una dimensión única y detallada.

Melisa trabaja en otra intervención artística urbana sobre la fuente de agua de la Plaza de las AméricasMelisa trabaja en otra intervención artística urbana sobre la fuente de agua de la Plaza de las Américas

El proyecto se denomina “Las Americanas” y busca resaltar la figura de destacadas mujeres que han dejado huella en la historia y la actualidad. En esta primera etapa, la intervención se enfoca en cuatro figuras femeninas significativas: Lola Mora, Frida Kahlo, Nina Simone y Nemonte Nenquimo. En diciembre ya finalizó el primer anillo.

Por su lado, Lucía y Valeria, acompañadas de su colega Delfina Martín, fusionan técnicas innovadoras para dar vida a un mural en un edificio de la zona del muelle, donde era la ex Cruz Roja. Allí, trazan la figura de un cachalote.

La obra es mixta: nace de una combinación de mosaicos, vidrios, espejos y diversas técnicas pictóricas como el mural, stencil, aerosol, paste up y materiales reciclados. Talou también participa del desarrollo artístico: está a cargo de la pintura.

Lucía y Valeria trabajan en la confección de un mural de un cachaloteLucía y Valeria trabajan en la confección de un mural de un cachalote

Mediante el imponente cetáceo se pretende ilustrar diferentes escenas marítimas y reflejar la riqueza y belleza del entorno costero, explicaron las autoridades municipales y destacaron: “Este mural no solo embellece el lugar, sino que también será un tributo a la relación intrínseca entre el arte y el entorno marino, capturando la esencia del océano y su conexión con la comunidad gesellina”.

Fotos: Manuela Luján

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas